Redacción, Madrid.-La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) considera fundamental insistir en la importancia de la prevención primaria del cáncer, en el diagnóstico precoz y en el papel de los tests genéticos en personas susceptibles de padecer cáncer. Tal como ha señalado, en rueda de prensa, su presidente, Javier Dorta, "algunos cánceres se pueden prevenir y otros se pueden detectar en fases de crecimiento tempranas. De los demás cánceres, un porcentaje elevado son curables".

Por su parte, el doctor Manuel Constenla, vocal de la Junta Directiva de la SEOM y jefe del Servicio de Oncología Médica del Complejo Hospitalario Provincial de Pontevedra, considera que "los datos actualmente disponibles permiten establecer factores de riesgo prevalente. Un número limitado de estos factores de carácter ambiental y, en teoría, controlables son responsables de la mayor parte de los tumores más frecuentes".

Así, desde la SEOM se destaca que el tabaco es el responsable del 30 por de la mortalidad por cáncer y en concreto de 8 a 9 de cada 10 cánceres de pulmón. El consumo de alcohol es responsable del 3-4 por ciento de la mortalidad por cáncer. La suma de los efectos cancerígenos de tabaco y alcohol multiplica el riesgo de uno u otro por separado.

En cuanto a la alimentación, la relación entre la dieta y el cáncer está menos establecida, si bien es importante llevar una dieta mediterránea equilibrada. Es fundamental reducir los alimentos ricos en grasa animal (carne roja), aumentar la ingesta de alimentos ricos en fibra (verdura, fruta, ensaladas, cereales integrales..), e incrementar el consumo de aceite de oliva y la actividad física.

La prevención secundaria (detección de la enfermedades fase precancerosa o en situación muy incipiente) ha sido objeto de recomendaciones por diversas instituciones como la OMS y la Comisión de Expertos de la Unión Europea. Más recientemente, distintas Comunidades Autónomas están desarrollando programas de prevención en cáncer de mama, de cuello uterino y de próstata. En otros tipos de cánceres, como el de estómago, endometrio, ovario y vejiga, los programas de detección precoz están aún poco desarrollados tanto en España como en el resto del mundo. "Desde la SEOM, puntualiza el doctor Dorta, siempre hemos insistido en la importancia del desarrollo de un Plan Oncológico Nacional que coordine estas estrategias con el fin de que no haya Comunidades de primera y Comunidades de segunda"

Por su parte, la doctora Pilar Garrido secretaria de la SEOM y miembro del Servicio de Oncología Médica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha señalado, además, que la detección precoz tumoral se ha basado hasta hace poco en métodos clínicos o de imagen, que, a veces, proporcionan escasa precocidad diagnóstica porque se adelantan sólo unos pocos años al diagnóstico clínico". "Sin embargo -prosigue la doctora Garrido- los hallazgos en epidemiología molecular pueden permitir en el futuro un adelanto diagnóstico mucho mayor, en un momento mucho más precoz de la transformación cancerosa".

Rasgo hereditario

El rasgo hereditario es cada vez mejor conocido. Tener familiares en primer grado con cáncer de mama o de colon aumenta el riesgo de padecerlos de 1,5 a 3 veces. "Los avances en la biología molecular permiten identificar las alteraciones genéticas específicas susceptibles de ser transmitidas hereditariamente", tal como ha indicado el presidente de la SEOM. "Por ello -continúa el doctor Dorta- la SEOM ha constituido un Grupo de Trabajo en Cáncer Hereditario que entre otros aspectos aborda la actualización de los conocimientos sobre los aspectos psicológicos, éticos y legales del consejo genético y el conocimiento del lugar que ocupa la realización de los tests genéticos en personas susceptibles de padecer cáncer".

Asimismo, la SEOM está impulsando un proyecto a favor de los pacientes oncológicos, con el fin de contribuir a la formación, información y apoyo de los pacientes oncológicos y su entorno, mediante la colaboración de oncólogos médicos y psicooncólogos.