Con motivo del V Congreso de la Sociedad Española de Dolor, tuvo lugar en Salamanca el simposio "Avanzando en la experiencia con gabapentina: Nuevos estudios", patrocinado por los laboratorios Pfizer.

En dicho simposio se puso de manifiesto que los síndromes de dolor neuropático como la neuralgia postherpética (NHP), la neuropatía diabética (ND) y el síndrome de dolor regional complejo (SDRC), denominado anteriormente distrofia simpática refleja, constituyen un importante reto terapéutico para el médico puesto que son patologías que no responden bien a los tratamientos analgésicos clásicos (antidepresivos tricíclicos, antiinflamatorios no esteroideos y opiáceos).

En las últimas dos décadas, con el desarrollo de modelos de dolor, se ha ido comprendiendo bastante mejor la fisiopatología básica del dolor neuropático y se han comprobado las grandes semejanzas existentes entre los mecanismos fisiopatológicos y bioquímicos de la epilepsia y del dolor neuropático, lo que llevó a pensar en la posibilidad de que los fármacos antiepilépticos (FAES), y entre ellos la gabapentina (GBP), pudieran constituir una estrategia de tratamiento eficaz para el control del dolor neuropático.

Desde el año 1995 han sido numerosas las referencias científicas publicadas sobre el efecto beneficioso de GBP en el tratamiento de pacientes con dolor neuropático de diversa etiología, entre las que se incluyen el síndrome de dolor regional complejo (SDRC), neuralgia del trigémino (NT), desaferentización, esclerosis múltiple, dolor neuropático crónico resistente, ciática, neuropatía por VIH, el dolor postraumático tras lesión medular, dolor central, dolor asociado a poliomielitis, eritromelalgia y migraña.

Recientemente, se han publicado los resultados de cuatro estudios fundamentales, randomizados, doble ciego y controlados con placebo con el objetivo de evaluar la eficacia y la seguridad de GBP en el tratamiento del dolor neuropático (neuralgia postherpética en dos de ellos, neuropatía diabética y dolor neuropático de diferentes etiologías) utilizando un rango amplio de dosis (900-3.600 mg/día).

Los resultados obtenidos son claramente alentadores, de ahí la importancia de este simposio celebrado en Salamanca, en el que se dieron a conocer los resultados de los nuevos estudios con GBP tanto sobre a su mecanismo de acción como en el manejo de diferentes situaciones clínicas en el dolor neuropático. Este encuentro científico estuvo moderado por el doctor C. Muriel de Salamanca y contó con la colaboración de los doctores J. E. Baños (Barcelona), A. Rice (Londres), J. Pallarés (Valencia) y de la doctora M. V. Ribera (Barcelona).

Todos ellos estuvieron de acuerdo a la hora de destacar que "poder disponer de fármacos que, como gabapentina, sean realmente eficaces en un importante número de casos y con un amplio margen de seguridad, supone notables ventajas para el clínico, a las que se añade el hecho de que gabapentina no presente un único mecanismo de acción".

A este mecanismo de acción aludía la ponencia del Dr. Baños, quien afirmó que "gabapentina origina efectos combinado en diversos procesos, capaces todos ellos de frenar la transmisión nociceptiva: de ahí su demostrada efectividad en el dolor neuropático".

El Dr. Rice, por su parte, aseguró que "gabapentina es una opción altamente eficaz en el tratamiento de la neuralgia post-herpética, síndrome doloroso de difícil control, mostrándose claramente superior a otras terapias, con un menor número de efectos adversos.

En este mismo orden de cosas, el Dr. Pallarés hacía mención a la elevada eficacia de gabapentina en el control de diversas manifestaciones clínicas del dolor neuropático, fundamentalmente alodinia, crisis lacinantes e hiperalgesia.

Finalmente, la Dra. Ribera hizo especial hincapié en el hecho de que "gabapentina constituye en la actualidad una buena opción de tratamiento en todos los tipos de dolor neuropático, dado que ha demostrado una elevada eficacia".