La bacteria Acinetobacter pittii (A. pittii) es una bacteria patógena que se propaga en ambientes hospitalarios y que suele causar infecciones sanguíneas asociadas al uso de catéteres. Ahora, un estudio liderado por un equipo del área de Enfermedades Infecciosas del CIBER (CIBERINFEC) y otras instituciones nacionales e internacionales ha descubierto por qué es resistente a distintos antibióticos.

Tal y como publica la revista Antibiotics, la bacteria A. pittii alberga diferentes genes relacionados con la resistencia a los antibióticos betalactámicos. Este es el grupo más ampliamente usado de antimicrobianos. También observaron mutaciones puntuales, que parecen estar también vinculadas con la resistencia a la colistina, un antibiótico de los considerados de “último recurso”.

Las bacterias resistentes a los antimicrobianos son un problema creciente en la salud pública. Entre estas bacterias, el género Acinetobacter alberga diferentes especies que escapan a múltiples fármacos. Es por ello que está incluido en el grupo patógeno ESKAPE. Este incluye una serie de especies bacterianas contra las que la Organización Mundial de la Salud estima que es urgente conseguir nuevos antibióticos eficaces. Actualmente, entre todas provocan el 80 por ciento de los fallecimientos causados por infecciones debidas patógenos resistentes a antibióticos.

Dispersión de la bacteria A. pittii

La bacteria A. baumannii y la bacteria A. pittii han conseguido en relativamente pocos años pasar de ser meras contaminantes ambientales a verdaderas productoras de patologías graves. Además, estas bacterias son difíciles de erradicar de los entornos hospitalarios. Especialmente, debido a su capacidad para sobrevivir en condiciones estresantes, actuando también como reservorio de genes de resistencia a los antimicrobianos en instalaciones clínicas. Es por ello que es importante comprender cómo estas especies han adquirido estas características.

Para avanzar en este conocimiento, este grupo de investigación se centró en analizar cinco cepas de la bacteria A. pittii. En concreto, centrándose en sus características genómicas y los determinantes de resistencia a los antimicrobianos. Las mismas fueron aisladas en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Santander).

Al respecto de los resultados, aporta más información Itziar Chapartegui, investigadora postdoctoral en el Departamento de Microbiología de la Universidad de Texas en Galveston, y primera firmante del estudio. “La presencia principalmente de elementos genéticos cromosómicos móviles y plásmidos permitiría a A. pittii la adquisición y la diseminación de la resistencia a diversos antibióticos. Esto, junto con una capacidad similar a A. baumannii para formar biocapas -o biofilms- en distintas superficies, podría hacer difícil su erradicación del ambiente hospitalario”, exponía. Es por ello que es necesario optimizar estrategias que puedan permitir el control de su dispersión.