El científico Mariano Barbacid va a dejar este mismo mes la dirección del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, aunque seguirá ligado a la institución ocupando la vicepresidencia del Patronato de su Fundación. Así lo acordaron el pasado martes él mismo y la ministra de Sanidad, Ana Pastor, en una reunión en la que, según ha podido saber e informa el diario LA RAZÓN, el investigador defendió la claridad de las cuentas de su centro.

Mariano Barbacid, el prestigioso científico que el Gobierno "recuperó" para España a mediados de la pasada legislatura, abandonará este mismo mes la dirección del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Sin embargo, no dejará su trabajo en esta institución dependiente del Instituto Carlos III. Según ha podido saber LA RAZÓN, el investigador y la ministra de Sanidad, Ana Pastor, acordaron el pasado martes que el científico siga ligado al CNIO. En concreto, ocupará a partir de abril la vicepresidencia de la Fundación adscrita al centro, lo que le permitirá abandonar la gestión burocrática de éste para dedicarse a las tareas investigadoras en Oncología Molecular, su gran especialidad, a tenor de la reforma de los estatutos que se ha acometido.

La salida de la Dirección del CNIO por parte de Barbacid no ha estado exenta de polémica. Algunos altos cargos de Sanidad enfrentados duramente con el científico tratan de que el alejamiento voluntario de éste de las tareas de gestión del centro oncológico -fue solicitada por él-, sea sólo el primer paso para su marcha definitiva del mismo. Según ha podido saber este periódico, Barbacid defendió durante su entrevista con Pastor la claridad de las cuentas del CNIO, y le advirtió sobre los obstáculos administrativos con los que se ha topado o a la hora de gestionarlo. En la actualidad, es pública y notoria en el Ministerio de Sanidad la tensión existente entre Barbacid y altos cargos como Antonio Campos, director del Instituto Carlos III, y el director general de Planificación, Lluis Bohígas.