Una importante necesidad médica no cubierta en el manejo de la degeneración macular asociada a la edad neovascular ha sido la adaptación del régimen de tratamiento a las necesidades de cada paciente individual. En este sentido, Bayer ha anunciadolos resultados del estudio fase IV ALTAIR, que evaluaba la eficacia y seguridad de Eylea (aflibercept solución para inyección intravítrea) con dos pautas diferentes de tratar y extender en pacientes con degeneración macular asociada a la edad (DMAE) neovascular.

Tal y como se ha publicado en la revista Advances in Therapy en la semana 96 del estudio, hasta un 60 por ciento de los pacientes pudieron recibir inyecciones cada 12 semanas o más, y más del 40 por ciento, cada 16 semanas. Ante estos resultados, Patrick Bussfeld, director Médico de Oftalmología de Bayer, explicaba que “para un importante número de pacientes bastan tan solo cuatro inyecciones durante el segundo año, lo que significa una reducción considerable de la carga para los pacientes y una optimización de tiempo y recursos de los sistemas sanitarios”.

Los 246 pacientes que participaron en el estudio fase IV ALTAIR recibieron tratamiento con aflibercept durante tres meses consecutivos, seguidos de otra inyección a los 2 meses. En la semana 16 los pacientes fueron aleatorizados 1:1 en dos grupos, en los que el régimen de tratamiento tratar y extender les fue administrado cada dos semanas o cada cuatro semanas. Los resultados del estudio en cuanto a acontecimientos adversos coincidieron con el perfil de seguridad ya conocido del aflibercept.

Por último, es destacable que la degeneración macular asociada a la edad neovascular es una enfermedad que afecta al área central de la retina y puede progresar a gran velocidad si no se aplica un tratamiento apropiado y continuo. Utilizando un tratamiento con anti-VEGF intravítreo bajo una pauta de tratar y extender después de un número establecido de dosis mensuales iniciales, los médicos pueden ajustar el intervalo de tratamiento a las necesidades individuales de cada paciente, extendiendo o acortando gradualmente el intervalo de inyecciones según la actividad de la enfermedad de cada paciente.