De 2010 a 2020, México se posicionó en el primer lugar como exportador de cerveza a nivel mundial, superando a naciones como Países Bajos, Bélgica y Alemania. Lo anterior significó un ingreso de 4 mil 858 millones de dólares, lo que muestra la importancia de esa industria en la generación de divisas.

Así lo señala el documento “Conociendo la Industria de la Cerveza”, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Sin embargo, más allá de su importancia en el ámbito económico, la cerveza también puede tener una incidencia en la salud.

Reduce los niveles de glucosa

Un estudio realizado en el Departamento de Genética y Biología Molecular del Cinvestav, por Jaime García Mena y Fernando Hernández Quiroz, reveló los beneficios del consumo moderado de cerveza tipo lager y sin alcohol.

Durante el estudio se observó una disminución de los niveles de glucosa en ayunas dentro de rangos normales. Así como un aumento moderado en la funcionalidad de las células beta activas en el páncreas (donde se produce la insulina).

El estudio fue apoyado por el Consejo de Investigación Sobre Salud y Cerveza de México, que aprobó un protocolo experimental. Señaló la participación de 35 personas que tienen entre los 20 y 50 años, mitad hombres y mitad mujeres.

Las personas consumieron durante un mes una lata de cerveza sin alcohol (0.5 %) tipo Lager de 355 ml, acompañada de alimentos.

A cada participante se le dio seguimiento el día inicial, después a los 15 días y finalmente a los 30. Donde la valoración consistió en medir sus características antropométricas y pruebas bioquímicas entre las que se evaluaron varios metabolitos en sangre.

También se tomaron muestras de copro para definir su diversidad microbiana durante de la intervención.

“Tener niveles bajos de glucosa es algo interesante si se relaciona con el consumo de cerveza, porque los mexicanos en muchos casos presentan un descontrol en la cantidad de glucosa por las mañanas”, explicó García Mena.

Otros efectos reportados en el estudio

También se observó un cambio en la diversidad de la microbiota intestinal de las personas participantes. Donde la abundancia relativa de bacterias que tenían originalmente se modificó presentando mayor abundancia de un tipo de bacterias llamado Bacteroidetes.

El hallazgo es importante porque ante sobrepeso u obesidad los seres humanos presentan un desbalance entre estos tipos principales de bacterias del colón.

Por lo tanto, en una situación de esta naturaleza la cantidad de Bacteroidetes disminuye y el consumo de cerveza los aumenta, en beneficio para la salud del individuo.

Además, no se observó ningún cambio en el balance de la fermentación bacteriana del colón y del tracto digestivo, que pudiera asociarse con la obesidad. Es así que un dato importante expuesto por el estudio fue que el consumo de cerveza no provoca aumento en el índice corporal de las personas.