La Hipertensión Arterial Pulmonar es una enfermedad rara, progresiva y potencialmente morta. No tiene cura, por lo que prevenir la progresión de la enfermedad es un objetivo clave del tratamiento. Un nuevo trabajo ha demostrado que el uso temprano de selexipag puede reducir el riesgo de progresión de la enfermedad.

De esta forma, Janssen ha anunciado los datos de un análisis post-hoc conjunto de los ensayos clínicos fase 3 GRIPHON y fase 3b TRITON. Estos evalúan los resultados del uso temprano de selexipag en la progresión de la enfermedad. Al respecto se manifestaba Alessandro Maresta, vicepresidente y director de Asuntos Médicos del área terapéutica de la hipertensión pulmonar en Janssen.  “Este análisis refuerza el papel de selexipag en la intensificación temprana del tratamiento para ayudar a reducir el riesgo de progresión de la enfermedad y mejorar los resultados a largo plazo de las personas que padecen HAP”.

Uso temprano de selexipag

En esta misma línea, aportaba más información Gerry Coghlan, cardiólogo consultor en The Royal Free Hospital de Londres (Reino Unido)”. “Los resultados del análisis conjunto de GRIPHON y TRITON respaldan la propuesta de intensificación temprana del tratamiento con terapias dirigidas a la vía de la prostaciclina, como selexipag, si queremos prevenir los episodios de progresión de la enfermedad y mejorar los resultados de los pacientes a largo plazo”.

En concreto, redujo el riesgo de progresión de la enfermedad (primer episodio) en un 52 por ciento en comparación con el grupo control.  Hubo 67 pacientes (20 por ciento) en el grupo de selexipag y 116 pacientes (36 por ciento) en el grupo control que experimentaron un episodio de progresión de la enfermedad.

Entre los pacientes que recibieron selexipag más el tratamiento doble (grupo de tratamiento triple), el riesgo de progresión de la enfermedad se redujo en un 48 por ciento. Es decir, en comparación con el grupo control con doble tratamiento.