Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Los beneficios y los inconvenientes del uso de la mascarilla en pacientes con rinitis alérgica ha sido uno de los temas tratados por Adriana Izquierdo-Domínguez, especialista en Alergología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), en una entrevista concedida a El Médico Interactivo. Esta facultativa también trabaja como médica adjunta del Servicio de Alergología del Consorci Sanitari de Terrassa y en la Unidad Alergo-Rino del Centro Médico Teknon de Barcelona.

Beneficios e inconvenientes de la mascarilla

El uso de la mascarilla por parte de las personas con rinitis alérgica está teniendo diferentes consecuencias, según ha explicado Adriana Izquierdo. Los efectos dependen, en general, de los siguientes factores:

  • El paciente.
  • La gravedad de la rinitis alérgica.
  • El control de los síntomas de la rinitis alérgica.
  • La etiología o causa de la rinitis alérgica.
  • El tiempo de uso de la mascarilla.
  • El tipo de mascarilla.

Por un lado, según la especialista de la SEORL, hay pacientes que tienen una rinitis alérgica intermitente leve y a quienes no les ha afectado en sus síntomas diarios el uso de la mascarilla. Por otra parte, pacientes con rinitis alérgica persistente moderada o grave han notado un aumento de sus síntomas, sobre todo la mucosidad. También han sentido un empeoramiento del ‘agüilla’ que deben limpiar por debajo de la mascarilla.

Otro síntoma que han indicado ha sido la incomodidad para estornudar, que se acentúa cuando el uso de la mascarilla se produce durante largos periodos o jornadas y en lugares cerrados. También se sienten perjudicadas las personas con alergia a alérgenos de interior (ácaros del polvo, animales domésticos, hongos de la humedad, etc.).

 Consecuencias positivas

Adriana Izquierdo ha comentado que muchos pacientes han notado una gran mejoría de la rinitis con el uso de la mascarilla. “Generalmente son los pacientes alérgicos a pólenes que utilizan las FPP2. Cuando salen de la vivienda y están al aire libre en épocas de polinización, como es la primavera, han notado mejoría en comparación con las mismas épocas de años anteriores”.

En conclusión, como ha dicho la especialista de la SEORL, “la rinitis alérgica no afecta a todos por igual”. “El beneficio del uso de la mascarilla depende de la etiología de la rinitis alérgica, la gravedad de la enfermedad, la cantidad de tiempo que se lleva la mascarilla, el tipo de mascarilla y el propio paciente”, ha enumerado.

Tratamientos combinados

Los expertos han observado que muchos pacientes a menudo acaban automedicándose por falta de eficacia de los tratamientos. También lo hacen cuando se produce un periodo muy largo sin respuesta terapéutica. Los afectados por la alergia prueban varios fármacos para aliviarse, con el gasto que ello supone. Una de las opciones terapéuticas sería emplear productos combinados que ofrecen un inicio rápido del efecto.

Pérdida del olfato por COVID-19

Respecto a la pandemia, Adriana Izquierdo ha hablado de “la disfunción olfatoria como un síntoma muy prevalente en la COVID-19”. “Afecta más a la población joven y con COVID-19 leve-moderado. Hemos observado que a mayor gravedad de la disfunción olfatoria, existe menor gravedad de la COVID-19. Además, un 45% de los pacientes afectados recuperan el olfato en los primeros 15 días”.

Las principales consecuencias de esta pérdida del olfato son:

  • Empeora la calidad de vida del paciente.
  • Perjudica a sus relaciones interpersonales.
  • Aumenta el temor ante situaciones de riesgo, como inhalar gases tóxicos o comer alimentos en mal estado.

 

Pérdida de olfato persistente

En el caso de que la pérdida de olfato se alargue, Adriana Izquierdo ha recomendado al paciente que acuda al médico. “Si se produce una persistencia de la disfunción olfatoria durante más de 30 días, el especialista debe realizar una valoración e indicar el inicio de la rehabilitación del olfato. Muchos pacientes no solo pierden olfato en cantidad, es decir, que huelen menos, sino que presentan ‘distorsión’ del olfato, que es lo que más afecta su calidad de vida”.

Vacunación contra la COVID-19

En relación con la vacuna para la COVID-19, la especialista en Alergología ha valorado las posibles reacciones en las personas con rinitis alérgica. “Las consultas sobre dudas de las vacunas de la COVID-19 en pacientes alérgicos son constantes en la práctica asistencial diaria. En general, los pacientes alérgicos con rinitis, asma, alergia alimentaria o alergia cutánea no se comportan de forma diferente al resto de las personas vacunadas. No hemos observado más alergia a las vacunas que en la población general. Donde sí hay que tener precaución es en los pacientes con alergia a fármacos y, en especial, a ciertos excipientes que llevan las vacunas de la COVID-19”.