E.P.- Los pacientes con insuficiencia cardiaca grave que reciben el medicamento beta-bloqueador carvedilol no se encuentran en una mayor situación de riesgo de experimentar serios efectos secundarios, como se ha creído anteriormente, según un nuevo estudio publicado en la última edición de Journal of the American Medical Association (JAMA. 2003;289:712-718).

Información de fondo, mencionada en el artículo, señala que los beta-bloqueadores no se usan mucho pese a su establecida utilidad para mejorar la insuficiencia cardiaca debido al temor de que puedan acarrear riesgos. Al comienzo de estos tratamientos se suelen experimentar descensos en la presión sanguínea y retención de sodio, lo que causa hipotensión sintomática y un empeoramiento de la insuficiencia cardiaca durante los primeros entre cuatro y ocho días de terapia.

En el presente estudio, investigadores de la Universidad de Monash en Melbourne (Australia), han observado los resultados de un estudio a gran escala destinado a evaluar los efectos del beta-bloqueador carvedilol en pacientes con insuficiencia cardiaca grave.

Tras un seguimiento de 2.289 pacientes con síntomas de insuficiencia cardiaca, se comprobó que, en general, este medicamento reducía el riesgo de muerte en un 35 por ciento, en contraste con el placebo. Los investigadores destacan, además, que el carvedilol no provocaba un aumento de los riesgos en dichos pacientes.