“Mejorar el acceso a las terapias innovadoras de manera rápida es el foco que tenemos todos los agentes del medicamento, ahora hay que trabajar en el cómo, ahí apostar por la innovación es clave”, asegura Christiano Silva, el nuevo director general de Biogen España en un encuentro que ha tenido con periodistas del sector.

Silva considera que incrementar la inversión en innovación es una de las tres piezas que ayudarán a mejorar el acceso rápido y seguro de los pacientes. Pese a que en los últimos años se ha multiplicado por cinco la apuesta por la I+D en Europa, en otros continentes como Asia o América han invertido más, asegura. Por eso, “tenemos que apostar en ese campo de manera que podamos ofrecer más oportunidades a los pacientes”, apunta.

Otra de las palancas que contribuirán a mejorar el acceso es la optimización de los aspectos regulatorios. “Desde mejorar los procesos hasta agilizar la inclusión de los pacientes en los ensayos clínicos, incluso, ampliar la forma en la que se evalúan los medicamentos”, explica.

La tercera pata que ayudará a mejorar el acceso tiene que ver con incorporar a todos los agentes (pagadores, pacientes…) desde las etapas más tempranas del desarrollo clínico para que conozcan desde el principio la innovación y los potenciales beneficios que aporta. “De este modo, la evaluación posterior y la elaboración de los Informes de Posicionamiento Terapéutico (IPT) serán más rápidos y más sencillos”, concluye.

Innovación en Biogen

Para predicar con el ejemplo, Silva ha presentado las expectativas de crecimiento de Biogen en el ámbito de I+D. “Estamos creando el portfolio más diversificado de la industria en el ámbito de las neurociencias en las que somos líderes”, ha señalado. Unas declaraciones que se asientan en la trayectoria innovadora de la compañía que prevé dos olas de crecimiento hasta 2030.

Tras sacar el primer tratamiento aprobado en España para el manejo de la atrofia muscular espinal (AME), una enfermedad rara, genética, progresiva y a menudo terminal, y mantenerse a la vanguardia del tratamiento en esclerosis múltiple, Biogen ha proyectado expandirse en el área de Neurología. Así durante el periodo 2022– 2025 prevé añadir a su arsenal terapéutico tratamientos para la depresión, el alzhéimer y otras enfermedades neuromusculares. Asimismo, apuesta por el crecimiento de su división de biosimilares.

De cara al siguiente lustro, hasta 2030, esta biotecnológica proyecta contar con terapias dirigidas al tratamiento del párkinson y otros trastornos del movimiento, lupus e ictus, además de introducirse en la genética del desarrollo neural.

Ensayos clínicos en España

En lo que se refiere a ensayos clínicos, Biogen ha hecho una apuesta clara por nuestro país, donde cuenta con 25 estudios de los 29 que tiene en marcha en estos momentos. Del total, una decena se encuentran en fase 3 o ya están completados. Por enfermedades, cuentan con seis ensayos sobre párkinson, tres en neurovascular, tres en inmunología especializada, dos en neuropsiquiatría, dos en dolor neuropático y uno en neurodesarrollo genético.

En los 25 ensayos abiertos en España han involucrado a más de 569 pacientes que han trabajado con los 106 investigadores en los 186 centros que han participado. Pero si tiene que destacar la labor investigadora en España, Silva señala la realizada en esclerosis múltiple donde se han desarrollado ocho ensayos clínicos, con 17 centros colaboradores y cuentan con seis terapias diferentes de las que se pueden beneficiar los 55.000 afectados por esta enfermedad que hay en nuestro país.

Programa de Digital Health

Otro de los proyectos innovadores de Biogen se centra en la oferta de servicios digitales que generen valor para el paciente. “Ponemos a disposición del paciente soluciones digitales que le ayuden conociendo mejor su enfermedad y mejorando su adherencia al tratamiento. Son soluciones que le acompañan en su vivencia de la enfermedad mejorando su experiencia con el tratamiento”, explica el director general de Biogen.

En ese campo cuentan con 12 soluciones centradas en el desarrollo clínico y en la práctica clínica real, tres de ellas disponible en España.