La menor presencia de un microARN, miR-146a-5p, podría explicar la incapacidad para controlar la inflamación que se produce como respuesta a la infección en bebés y niños que sufren bronquiolitis y sibilancias. De esta forma, este biomarcador podría estar detrás de la cronicidad de estos cuadros respiratorios. Así lo demuestra un estudio que publica la revista Cells.

Se trata de una investigación del equipo del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD), en colaboración con investigadores del CIBER de Enfermedades Infecciosas (CIBERINFEC).

Este equipo de investigación se centró en evaluar a bebés con bronquiolitis y sibilancias la presencia de un microARN, en concreto miR-146a-5p. Este se asocia comúnmente a características antiinflamatorias, para estudiar su posible papel en estas patologías.

Bronquiolitis y sibilancias

En concreto, “se observó una reducción en la expresión de miR-146a-5p en las vías respiratorias de bebés con bronquiolitis y en muestras de los niños que sufrieron de episodios de sibilancias, en comparación con los controles”. Así lo detalla Victoria del Pozo, jefa de grupo del CIBERES en el IIS-FJD. Asimismo, “en los niños que superaron la bronquiolitis, la presencia de miR-146a-5p estaba aumentada. Sin embargo, sin alcanzar los niveles de controles sanos, por lo que puede ser clave en la cronicidad de la inflamación”, explica la investigadora.

También se encontró que, “en muestras de aspirado nasofaríngeo, la menor aparición de MiR-146a-5p se correlacionaban con una mayor expresión del gen PTGS2”. Esta molécula está relacionada con el sistema inmunitario, y directamente con TSLP. Otra una molécula vinculada con la infección de las células epiteliales del pulmón.

Por otra parte, cuando las células epiteliales de las vías respiratorias pequeñas de donantes sanos fueron estimuladas con un análogo viral, los autores vieron un aumento en miR-146a-5p. Estos resultados indican que, en condiciones normales, las infecciones virales deberían de aumentar la expresión de miR-146a-5p como mecanismo de control de las propias reacciones inflamatorias de defensa.  Así, se concluye que los bebés con enfermedades respiratorias tales como la bronquiolitis y sibilancias presentan una presencia reducida de miR-146a-5p.