En los pacientes ingresados en urgencias con dolor torácico, el uso de una prueba muy sensible a los niveles de troponina I, puede ayudar a descartar el diagnóstico de infarto de miocardio; por otro lado, los cambios en los niveles de este biomarcador, tres horas después del ingreso, pueden ser útiles para confirmar el diagnóstico de infarto, según un estudio publicado en la revista JAMA.

Una de las razones más comunes por la que los pacientes buscan atención en un servicio de urgencias es el dolor torácico agudo. La identificación temprana de individuos con alto riesgo y riesgo  intermedio de isquemia miocárdica, es crucial, ya que el beneficio es mayor tras un tratamiento temprano. Según un consenso internacional, el diagnóstico de infarto de miocardio se basa principalmente en un nivel elevado de troponina cardíaca.

Till Keller, de la Universidad de Hamburgo, en Alemania, y sus colaboradores, evaluaron el rendimiento diagnóstico de una prueba de alta sensibilidad de troponina I (hsTnI)  recientemente desarrollada en comparación con la prueba actual de troponina I (cTnI). En el estudio participaron un total de 1.818 pacientes con sospecha de síndrome coronario agudo, inscritos en las unidades de dolor torácico en Alemania desde 2007 a 2008. Doce biomarcadores, incluyendo hsTnI y cTnI, se midieron al ingreso, y a las 3 y 6 horas.

De los pacientes en el estudio, 413 (22,7 por ciento) tuvieron un diagnóstico final de infarto agudo de miocardio. Para la discriminación de infarto agudo de miocardio, tanto hsTnI y cTnI fueron superiores a los demás biomarcadores evaluados.

La prueba hsTnI, al ingreso, tuvo una sensibilidad del 82,3 por ciento, y un valor predictivo negativo (VPN) del 94,7 por ciento; a las 3 horas tuvo una sensibilidad del 98,2 por ciento, con un VPN del 99,4 por ciento. En comparación con hsTnI, la prueba de de cTnI tuvo una sensibilidad del 79,4 por ciento y un VPN del 94,0 por ciento; a las 3 horas, la sensibilidad fue del 98,2 por ciento y el VPN del 99,4 por ciento.

En este nuevo estudio, la información de diagnóstico mediante hsTnI fue superior a todos los demás biomarcadores evaluados.

Los investigadores concluyen que el uso de las pruebas de hsTnI y cTnI en pacientes con infarto de miocardio confirmado proporciona información útil para el diagnóstico. Determinar los valores de cTnI y hsTnI  tres horas después del ingreso en urgencias proporciona un valor actual neto de más del 99 por ciento, lo que permitiría una aplicación segura del protocolo ante el infarto de miocardio.