Los bebés prematuros son muy vulnerables a las infecciones virales respiratorias. Así, el riesgo de infección respiratoria en bebés prematuros puede tener un impacto importante a medio y largo plazo en la salud de estos niños. Por ello, constituye un factor de riesgo independiente para el desarrollo posterior de asma y sibilancias recurrentes. Además, propicia una infancia temprana plagada de episodios de bronquiolitis y broncoespasmo.

En este contexto, una nueva investigación señala biomarcadores asociados a un mayor riesgo de infección respiratoria en bebés prematuros. En concreto, la desregulación génica y proteica de la molécula filagrina podría estar asociada a un mayor riesgo de infecciones respiratorias en bebés prematuros. Cabe recordar que la filagrina  realiza funciones de regulación de la barrera pulmonar.

Este trabajo, que publica la revista Scientific Reports, también relaciona niveles más altos de algunas moléculas que inducen respuestas antivirales inflamatorias con la vulnerabilidad a la infección en estos recién nacidos. Los resultados son fruto del trabajo conjunto entre grupos de las áreas del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y de Enfermedades Infecciosas (CIBERINFEC).

Infección respiratoria en bebés prematuros

La respuesta inmune y las barreras respiratorias son elementos clave de defensa contra las agresiones virales en los bebés prematuros admitidos en las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). Sin embargo, en estos bebés, la respuesta inmunitaria frente a las infecciones respiratorias virales y su fisiopatología son poco conocidas.

En este sentido, “el objetivo de este estudio se centró en describir la respuesta inmune local en las secreciones respiratorias de recién nacidos prematuros con infección viral respiratoria durante el ingreso en la UCIN y evaluar, en comparación con bebés no infectados, la expresión y síntesis de los reguladores de la barrera pulmonar, tanto en muestras respiratorias como en modelos in vitro”, explica Victoria del Pozo, jefa de grupo del CIBERES en el IIS-FJD y una de las coordinadoras de este trabajo.

De esta forma, se concluyó que la desregulación de la proteína filagrina es un factor de riesgo de infección respiratoria en los recién nacidos ingresados en la UCIN. Esto podría ser un marcador de susceptibilidad.