Miércoles, 5 de Agosto de 2020
La integración de la Sanidad Penitenciaria en los servicios autonómicos del Sistema Nacional de Salud (SNS) constituye para la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (SESP) una demanda irrenunciable que ha estado presente desde su creación el año 1997. Y es así porque la SESP entiende que la Sanidad Pública, para garantizar la equidad, no debe fragmentarse y tiene que ser obligatoriamente única, tanto para los profesionales como para los usuarios
En los últimas dos décadas la publicación de diversos informes en los se que ponía de relieve la magnitud de la errores en la atención sanitaria ha determinado un punto de inflexión en la concienciación sobre la seguridad del paciente1-3. Esto se ha traducido en la puesta en marcha de numerosas iniciativas para su mejora y, paralelamente, en un creciente interés por la investigación en este campo. Sin embargo, la gran mayoría de actividades llevadas a cabo en el ámbito de la seguridad del paciente se han centrado hasta la fecha en la atención hospitalaria. Así, se han conseguido abordar los problemas de seguridad del paciente aplicando el enfoque sistémico con un énfasis progresivo en cultura de la seguridad, liderazgo y gobernanza clínica, aunque la mayoría de estas acciones se ha concentrado en hospitales y organizaciones regionales y no en el primer nivel asistencial. Otro tanto cabe predicar de su investigación. Se ignora así que es precisamente en Atención Primaria donde se producen la inmensa mayoría de los contactos de los pacientes con el sistema sanitario
CESM-CV se prepara para vigilar el plan de recorte de la Consejería de Sanidad, donde están incluidas medidas lógicas y otras que precisarán una vigilancia estrecha por parte de los profesionales, sobre todo porque en ningún caso se ha pactado con ello algunas medidas  que les repercute claramente. Los fármacos más eficientes cuando estamos en... Ver artículo