Domingo, 24 de octubre de 2021

Área cardiometabólico

La falta de adherencia terapéutica repercute en la calidad de vida de los pacientes. Las combinaciones fijas son una buena opción para mejorar esta situación.

Es una estatina hidrofílica que no se metaboliza por el citocromo P450, por lo que tiene menor interacción con otros fármacos

El tratamiento hipolipemiante se debe establecer teniendo en cuenta el riesgo cardiovascular de los pacientes y las cifras de cLDL. En las personas mayores de 74 años se debe establecer de forma individual.

Añadir ezetimiba a la rosuvastatina aumenta su potencia, presentando tasas de reducción del colesterol de hasta el 60%

En pacientes mayores de 75 años que tenga buena calidad de vida, que toleren bien el tratamiento y no existan interacciones farmacológicas importantes, el beneficio de continuar con el tratamiento con estatinas supera los riesgos.

La insulina glargina se presenta en pluma precargada para su administración individual siguiendo las necesidades de cada paciente

La insulina glargina semeja la acción de la insulina humana, consigue un buen control de la hemoglobina glicada y reduce el riesgo de hipoglucemia

La experiencia clínica demuestra que con las combinaciones fijas hay menos abandono terapéutico que con la administración por separado de los fármacos, por lo que se mejora la adherencia

Añadir ezetimiba a la estatina consigue una reducción del LDL mayor que doblando dosis y con menos efectos secundarios

La combinación de rosuvastatina y ezetimiba mejora la consecución de los objetivos de LDL en pacientes de alto y muy alto riesgo cardiovascular