Miércoles, 11 de diciembre de 2019
La falta de criterios de detección de los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) hace que, en ocasiones, se retrase el diagnóstico y la prescripción de un adecuado tratamiento
La falta de un consenso para detectar los síntomas del tracto urinario inferior STUI se traduce en un infradiagnóstico e infratratamiento, lo que influye considerablemente en la calidad de vida de las afectadas
Los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) están relacionados con la micción y se originan por varias causas. Comparten factores de riesgo con las enfermedades cardiovasculares, por lo que modificar el estilo de vida es clave a la hora de prevenirlos
Los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) hay que tratarlos en todo su conjunto, porque cada paciente tiene unas peculiaridades específicas que requerirán un manejo global
Garantizar una asistencia sanitaria lo más parecida posible en las distintas comunidades autónomas para los pacientes con STUI es uno de los objetivos de la Sociedad Española de Calidad Asistencial
La pérdida involuntaria de orina en mujeres es uno de los síntomas que ponen en alerta ante la posible presencia de un síntoma del tracto urinario inferior (STUI)
Los síntomas de llenado, de vaciado y postmiccionales son las señales más claras de la presencia de STUI en el varón.
Conocer los factores de riesgo modificables puede ayudar a prevenir o retrasar la aparición de los síntomas del tracto urinario inferior en mujeres
Individualizar el tratamiento rehabilitador y hacerlo de forma coordinada reduce la duplicidad de procesos y lleva a que el paciente tenga una continuidad asistencial
En los pacientes mayores hay que conjugar el manejo de los STUI con otros procesos crónicos, muchos de los cuales son incapacitantes
Los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) aparecen frecuentemente en combinación, incrementando así la molestia sintomática del paciente
Las ganas frecuentes de orinar alteran la vida de las mujeres con STUI. Esta situación afecta también a su familia, pareja y entorno, produciendo situaciones que generan ansiedad.
Los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) pueden producir deterioro de la calidad de vida, y una calidad de vida alterada producirá tristeza, ansiedad e incluso depresión