E.P.- El Grupo del BNG en el Parlamento autonómico ha calificado de "regresivo" el proyecto de Ley de Ordenación Sanitaria de Galicia (LOSGA) aprobado por el Consejo de la Xunta, por considerar que su "principal consecuencia" será "abrir más la puerta para que los intereses empresariales de la Sanidad privada sigan haciendo negocio, parasitando a la Sanidad pública". Al respecto, el Bloque precisó en un comunicado de prensa que el modelo de gestión del Gobierno gallego está basado en una filosofía "de mercado", en la cual hospitales públicos y privados "llegan a competir por el presupuesto sanitario".

El BNG advierte de que en dicha situación el presupuesto sería adjudicado "al mejor postor", dado que la constitución de la demonimada Red Galega de Atención Sanitaria de Utilización Pública, recogida en el proyecto de la Xunta, "permitiría el desvío de fondos del Sergas" hacia los centros clínicos privados. En cuanto a la creación de la figura del Valedor do Paciente, la formación nacionalista sostiene que, tal y como la concibe el proyecto de la Consejería de Sanidad de Galicia, "nace desacreditada", por cuanto la persona que ocupará dicho cargo será nombrada y cesada por el propio consejero, "lo que le resta independencia y credibilidad".

Proyecto alternativo del PSOE gallego

El responsable de temas sanitarios del PSdeG-PSOE, Francisco Cerviño, estima que el proyecto de Ley de Ordenación Sanitaria presentado por este partido, como alternativa al aprobado por el Consejo de la Xunta, contará con el apoyo de los sindicatos que representan a los profesionales sanitarios y, una vez en trámite parlamentario, del BNG. Cerviño ha señalado que el PSOE gallego decidió presentar un anteproyecto de LOSGA propio por entender que el elaborado por la Consejería de Sanidad responde a una concepción "ultraliberal" del sistema de salud y, por tanto, se opone "de raíz" a los principios de política sanitaria por los que abogan los socialistas.

En particular, el PSdeG rechaza especialmente la propuesta de la Xunta de crear una "red sanitaria de uso público" de la que formarían parte tanto centros públicos como privados. Al respecto, Cerviño explica que esta situación de partida es "inaceptable" para el Partido Socialista, por cuanto la creación de dicha red, sostiene, entra en contradicción con la Ley General de Sanidad, en la que se establece que el papel de los centros sanitarios privados es meramente "complementario" de la red pública. Para el diputado autonómico es "una locura" que representantes de la Consejería de Sanidad nieguen que la "equiparación" de hospitales privados y públicos abre el camino a una competencia entre ambos guiada por el "interés economicista", lo que redundaría en una merma del servicio que recibe el ciudadano.

Cerviño avanzó que, tras los contactos mantenidos con diferentes organizaciones del ámbito sanitarios, ha podido constatar que los sindicatos "están mucho más próximos" a la iniciativa socialista que a la del Ejecutivo gallego, así como, en general, las asociaciones ciudadanas y las de familiares de disminuidos. También estima que al menos "parte" de los Colegios Médicos prefieren el proyecto del PSdeG, dado que, apostilla Cerviño," los dirigentes colegiales que hasta la fecha se han manifestado públicamente a favor de la Ley de la Xunta o son afines al PP o bien tienen intereses personales en el sector privado.

Respecto al trámite parlamentario, el diputado se muestra "bastante seguro" de que, con la incorporación de enmiendas, el BNG votará a favor del proyecto socialista, toda vez que las concepciones de política sanitaria de ambas formaciones "sólo tienen diferencias de matiz".

"Movilización social y profesional" por parte de la ADSP

Por su parte, la Asociación por la Defensa de la Sanidad Pública (ADSP) llamó a la "movilización social y profesional" contra el proyecto de Ley de la LOSGA aprobado, si el Ejecutivo autonómico no acepta introducir "cambios" sustanciales en el texto. Al respecto, esta asociación, ha difundido una nota de prensa en la que critica a la Consellería por haber mantenido en el proyecto aprobado el "núcleo duro" del texto que, apostilla, cosechó la "oposición general de profesionales y ciudadanos".

En particular, dicha asociación rechaza la "pretensión de incorporar los centros privados a la red pública", lo que, sostiene,"discriminará a los pacientes", dado que los hospitales de titularidad privada "tienen menos recursos y carecen de las estructuras y la organización de los centros públicos". Para este colectivo, la ley pretende, en definitiva, "financiar con fondos públicos centros privados", lo cual, agrega, no supondrá beneficios para las clínicas "tradicionales" que se mantienen en los conciertos, sino para "las multinaciones que ya están comprando centros gallegos".