Takeda ha anunciado que el Ministerio de Sanidad ha aprobado la inclusión en el Sistema Nacional de Salud (SNS) de Adcetris (brentuximab vedotina, BV). En concreto, para el tratamiento de pacientes adultos con linfoma anaplásico de células grandes sistémico (LACGs) sin tratamiento previo. La indicación es en combinación con CHP (ciclofosfamida, doxorrubicina y prednisona).

Hasta ahora, los esquemas de tratamiento de los linfomas T se han adaptado de los empleados habitualmente en los linfomas B. Esto suponía resultados inferiores a los observados en estos últimos. Además, no existen fármacos específicos aprobados por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para su tratamiento. De esta forma, la decisión de incorporar brentuximab vedotina a la cartera de productos farmacéuticos del SNS va a contribuir a la mejora del abordaje de esta enfermedad. No obstante, es la primera y única terapia dirigida que se ha aprobado en combinación con un esquema de quimioterapia para el tratamiento de primera línea de esta enfermedad en España.

Aportaba más información Miguel Ángel Canales, jefe de la Sección de Hematología en el Hospital Universitario La Paz, de Madrid. “Existen datos con un seguimiento prolongado del estudio que siguen confirmando el beneficio de la combinación con brentuximab vedotina. En concreto, con una reducción del riesgo de progresión o muerte del 30 por ciento. Se trata por tanto del primer estudio aleatorizado que demuestra la ventaja de un esquema de inmunoquimioterapia sobre los regímenes de quimioterapia tradicionales”.

Evidencia de brentuximab vedotina

El linfoma anaplásico de células grandes sistémico es una neoplasia oncohematológica. Se trata de uno de los subtipos de linfoma T periférico (LTP), dentro de los linfomas no- Hodgkin. Se caracteriza por la expresión del antígeno CD30 en la superficie de células neoplasicas y porque puede afectar a diversos órganos. Por ello, supone un fuerte impacto sobre los pacientes en términos de mortalidad y calidad de vida. De etiología desconocida, representa en torno al 15 por ciento de todos los linfomas T. Así, están igualmente representados los LACGs que expresan el gen ALK (ALK positivos) y los ALK negativos.

En este contexto, Adcetris es un anticuerpo monoclonal dirigido contra el antígeno de membrana CD30 que expresa siempre las células tumorales de los LACGs. Su eficacia en el tratamiento de primera línea de estos linfomas se ha confirmado en el estudio ECHELON-2. En este,  se incluyeron diferentes subtipos de linfomas de células T con expresión de CD30, entre los que el LACGs representa el 70 por ciento de los casos incluidos.

Los resultados los comenta Eva Domingo, del Servicio de Hematología Clínica del ICO-Hospital Duran i Reynals (Barcelona). “Adcetris, combinado con quimioterapia CHP, mejora tanto el porcentaje de respuestas conseguidas, como la supervivencia libre de progresión y global, disminuyendo en más de un 40 por ciento la posibilidad de progresión o recaída y con un perfil de tolerancia similar al CHOP”.