La compañía Bristol Myers Squibb ha querido trasladar los avances en Onco-Hematología más relevantes de su portfolio. Los mismos fueron presentados en los recientes Congreso ASCO y EHA. Se trata de tratamientos para hacer frente a 28 tipos de tumores oncohematológicos distintos. Todo ello con especial relevancia de la inmunoterapia y la terapia celular.

Dada la gran diversidad de novedades, en rueda de prensa virtual Bristol Myers Squibb ha querido destacar dos de sus principales líneas de acción en mieloma múltiple y cáncer de pulmón.

Avances onco-hematológicos en mieloma múltiple

Para empezar,  en mieloma múltiple ha presentado los resultados del ensayo pivotal del estudio ‘KarMMa’ sobre idecabtagene vicleucel. Se trata de un CAR-T frente al antígeno de maduración de los linfocitos B (BCMA). Esta sería potencialmente la primera terapia CAR-T para el tratamiento del mieloma múltiple. Los resultados incluyeron datos traslacionales y correlativos sobre la expresión de BCMA, la respuesta y la recaída y análisis sobre la calidad de vida.

También ha presentado datos actualizados de diferentes ensayos que la compañía tiene en marcha con las terapias celulares para esta patología. Datos del ensayo de fase 1 EVOLVE de orva-cel un CAR-T BCMA completamente humano. Está dirigido a pacientes con mieloma múltiple muy tratado previamente. También datos sobre CC-92480, un nuevo agente CELMoD. Este se ha evaluado en combinación con dexametasona en pacientes con mieloma múltiple en recaída y refractario.

En palabras de Jesús San Miguel Izquierdo, director de Medicina Clínica y Traslacional Clínica Universidad de Navarra (CUN), “estos nuevos datos abren la puerta de la esperanza en el abordaje de pacientes muy pretratados para los que actualmente existen pocas opciones de tratamiento”.

Inmunoterapias en cáncer de pulmón

Otro de los avances en Onco-Hematología de Bristol Myers Squibb se ha centrado en las inmunoterapias en cáncer de pulmón.  A este respecto, Luis Paz-Ares, jefe de Servicio de Oncología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha compartido la importancia de los datos de los ensayos CM-9LA y CM-22.

“Ahora tenemos pruebas de que la inmunoterapia dual, administrada de manera conjunta con dos ciclos de quimioterapia, aporta supervivencia global prolongada en un cáncer en el cual, hasta hace unos años, las posibilidades de sobrevivir eran bajas”.

Además, es la primera vez que se presentan datos de supervivencia a tres años en opciones de inmunoterapia dual para el tratamiento del cáncer de pulmón no microcítico en primera línea.