La Comisión Europea ha instado a los ministros de Sanidad de la Unión Europea a adoptar un enfoque coordinado con respecto a la administración de la vacuna de AstraZeneca contra la COVID.19 después de que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) haya detectado un “posible vínculo” entre el suero y lo casos de coágulos sanguíneos.

Esta es una decisión técnica, no política. Debemos continuar siguiendo la mejor información científica que da la EMA en sus opiniones. No debemos olvidar que las decisiones individuales afectan a todos.

Durante la reunión telemática, los Estados miembros compartieron sus “diferentes interpretaciones” sobre las conclusiones de la EMA en relación al suero de AstraZeneca y pidieron al organismo sanitario europeo más información farmacológica sobre la vacuna para “grupos específicos” de la población.

Efectos secundarios “muy raros” de la vacuna

Horas antes, el comité de seguridad de la EMA ha concluido que existe una “posible relación” entre la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 y los coágulos sanguíneos con niveles bajos de plaquetas.

Por ello, el organismo sanitario de la UE ha establecido que estos acontecimientos adversos deben figurar en la lista de efectos secundarios “muy raros” de la vacuna. No obstante, ha recalcado que los beneficios de la vacuna siguen superando los posibles riesgos.

De esta forma, la EMA ha dejado a los países la responsabilidad de restringir o no su uso en determinados grupos de edad y se va a exigir a AstraZeneca que analice a fondo estas trombosis a través de ensayos clínicos.