Las CAR-T se están mostrando eficaces en el  tratamiento de pacientes con mieloma múltiple en recaída o refractario, tal y como se ha puesto de manifiesto en el congreso virtual que la European Hematology Association, que se está celebrando desde el día 11 al 21 de este mes.

En una rueda de prensa virtual, organizada por Janssen, Patrick Laroche, del Área de Hematología de la citada compañía, se ha centrado en  la evolución de los pacientes tratados, hasta el momento, con JNJ-4528, un tratamiento en investigación de linfocitos T con receptores antigénicos quiméricos (CAR-T) dirigidos contra el antígeno de maduración de los linfocitos B (BCMA) en pacientes con mieloma múltiple en recaída o refractario. “Se trata de pacientes que ya han recibido tratamiento previo y han sido refractarios tres veces o a la última línea de tratamiento”.

Con los datos disponibles del estudio CARTITUDE-1, el investigador ha comentado que todos los pacientes respondieron al tratamiento. Además, se observó que las respuestas se mantienen en el tiempo. El 86 por ciento de los pacientes ha alcanzando una respuesta completa con una mediana de seguimiento de 11,5 meses. Y un porcentaje similar continúan vivos y sin progresión a los nueve meses.

También se ha  ha visto que el 100 por cien de los pacientes consiguió una reducción de la paraproteina.

De los 29 pacientes tratados, se han registrado tres muertes. Una de ellas se asoció al  síndrome de liberación de citoquinas. Otra a leucemia mieloide aguda, pero no estaba relacionada con el tratamiento. Y el tercer paciente falleció como consecuencia de la progresión de la enfermedad.

Laroche ha indicado que los casos registrados del síndrome de liberación de citoquinas, asociado a la terapia CAR-T, eran medios o moderados, con una duración media de 7 días.

Con respecto a la neurotoxicidad, en tres pacientes se observó que estaba asociada a las células efectoras inmunitarias (ICANS).

Amiloidosis

Durante la rueda de prensa, Giovanni Palladini, director en funciones del Centro de Investigación y Tratamiento de Amiloidosis del Hospital Universitario San Mateo de Pavia, ha presentado los resultados del estudio ANDROMEDA en pacientes recién diagnosticados con amiloidosis. Cuando avanza esta patología, muchos presentan daño en diferentes órganos, como el corazón, riñón e hígado. Su pronóstico depende de la extensión y localización de dicha afectación.

Los datos presentados en el congreso virtual de la EHA muestran que la administración subcutánea de daratumumab, Darzalex, en combinación con ciclofosfamida, bortezomib y dexametasona (D‑CyBorD) consigue una tasa de respuestas completas hematológicas del 53% frente a 18% (P<0,0001), frente a CyBorD.

Además, se observó un retraso en el deterioro de los órganos con el D-CyBorD. Ese retraso se ha visto en la progresión hematológica o la muerte (DIO-SLP). En el estudio se ha contstatado una mejoría en una supervivencia sin acontecimientos (DIO-SLA) según los criterios DIO-SLP.