El extracto de Ginkgo biloba EGb 761 durante 12 meses, solo o en combinación con inhibidores de la acetilcolinesterasa (IACE), se asocia con una mejoría del deterioro cognitivo y de la sintomatología neuropsiquiátrica tanto en pacientes con deterioro cognitivo leve (DCL) como con demencia vascular (VaD, por sus siglas en inglés) confirmando su buen perfil de seguridad. Los resultados de estos estudios se han compartido y discutido en una serie de reuniones organizadas por Schwabe Farma Ibérica en las que se han dado cita a 54 neurólogos especialistas en demencias.

El primero de los estudios, publicado en Clinical  Drug Investigation, estaba centrado en pacientes con demencia vascular, Benefits of Treatment with Ginkgo biloba Extract EGb 761 Alone or Combined with Acetylcholinesterase Inhibitors in Vascular Dementia, y el otro, publicado en Alzheimer’s & Dementia, sobre pacientes con deterioro cognitivo leve, Combined treatment with Ginkgo biloba extract EGb 761 plus acetylcholinesterase inhibitors improved cognitive function and neuropsychiatric symptoms in patients with mild cognitive impairment.

Efecto sinérgico

Estos dos trabajos ponen de manifiesto una asociación entre el tratamiento farmacológico con la combinación de EGb 761 e IACE y una mejoría de las funciones cognitivas y conductuales, lo que sugiere un efecto sinérgico de dicha pauta terapéutica. Al efecto inhibidor de la acetilcolinesterasa, ejercido por los IACE, se suma el de EGb 761, que protege frente a la isquemia, la generación de radicales libres y especies reactivas de oxígeno. Esto hace que se mejore la microcirculación y consiga un efecto neuroprotector. A esto hay que añadir el fomento de la neurogénesis a nivel del hipocampo y el aumento la concentración de dopamina y noradrenalina en el córtex prefrontal.

Tal y como se ha puesto de manifiesto en las mencionadas reuniones, los resultados de los estudios refuerzan el beneficio de dicha pauta de tratamiento que tiene sobre estos pacientes y, por lo tanto, aportaría información relevante sobre la experiencia del beneficio de su uso en práctica clínica habitual.

Desde el inicio

De hecho, los especialistas que tenían menos experiencia con el tratamiento con EGb 761 comentaron que a raíz de estos resultados pueden plantearse su uso en pacientes con VaD, ya que normalmente sí lo recomiendan en pacientes que presentan DCL.

Durante estas sesiones se ha destacado el hecho excepcional de que el diagnóstico de un deterioro cognitivo o demencia que no tenga un cierto grado de componente vascular; es decir, que la mayoría de estos procesos son mixtos, lo que posicionaría a EGb 761 como un fármaco para el tratamiento de base para todos estos pacientes.

A la hora de iniciar un tratamiento con un IACE en pacientes ya tratados con EGb 761 es importante destacar que, la mayoría de los expertos consultados, habitualmente no interrumpen el tratamiento, sino que lo combinan. Los que sí lo retiraban, se han planteado, a la vista de estos resultados, el mantenerlo en estos pacientes con el objetivo de conseguir el efecto sinérgico mencionado.