La biofarmacéutica japonesa Takeda busca generar conciencia en tratamientos para la hemofilia e informar acerca de la enfermedad, la cual afecta a más de 6 mil personas en México, siendo el 60% casos clasificados como graves.

En una conferencia con motivo del Día Mundial de la Hemofilia, que se celebra el 17 de abril, el Dr. Rodolfo Guajardo Moguel, Líder Médico para Hemofilia en Takeda, hizo referencia a que Takeda cuenta con una terapia para reducir la frecuencia de hemorragias espontáneas y traumatismos en pacientes de hemofilia.

El especialista explica que la terapia está enfocada en hemofilia tipo A, en la cual el 70.4% de los pacientes tratados en profilaxis redujeron su frecuencia de dosificación respecto a sus regímenes profilácticos previos.

Lo anterior, “impacta positiva y significativamente la calidad de vida del paciente, con lo que se reduce la frecuencia de hemorragias espontáneas y traumatismos de manera segura y eficaz”, dice.

Afectaciones de la hemofilia

En el evento, el experto explica que los pacientes de hemofilia, trastorno hereditario en el que la sangre no coagula de manera adecuada, son en su mayoría hombres y están propensos a experimentar sangrados espontáneos o excesivos después de una herida o lesión.

Además, pueden presentar afectaciones físicas y psicosociales, como limitación de realizar actividades físicas y ejercicio, impactando en el estado anímico o provocando la exclusión de ciertas actividades sociales.

De manera histórica, a la hemofilia se le conoce como la “enfermedad de los reyes", ya que se presentó en diferentes integrantes de las familias reales en la Europa del siglo XX.

Las familias reales de Inglaterra, Prusia, España y Rusia fueron algunas de las afectadas por este padecimiento. La endogamia, común entre la realeza, propició que el número de casos entre los miembros de una misma familia real fueran frecuentes, ya que la hemofilia es una condición hereditaria que se transfiere principalmente de las madres a los hijos varones.

Importancia de su diagnóstico

El especialista destaca la importancia en el diagnóstico temprano de esta enfermedad, ya que el riesgo de no recibir el tratamiento en el momento adecuado, puede causar debilitamiento y dolor profundo, principalmente en articulaciones.

Después de años de investigación y desarrollo, hoy se clasifica la hemofilia en varios tipos dependiendo de la proteína que les haga falta para coagular correctamente. La hemofilia tipo A, conocida como la “hemofilia clásica”, es la más común y afecta al factor VIII de la coagulación.