De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020, 23 millones de niños no recibieron las vacunas básicas a través de los servicios de inmunización sistemática. En este sentido, México está en el primer lugar en América y en el quinto lugar a nivel mundial entre los países con mayor caída en su tasa de vacunación infantil, en el contexto de pandemia de Covid-19.

En México, la Cartilla Nacional de Vacunación incluye desde 2018 en la vacuna hexavalente protección contra la hepatitis B difteria, tétanos, tos ferina, haemophilus influenzae tipo b y poliomielitis. Conforme al Esquema Nacional de Vacunación, todos los niños deben recibir la vacuna hexavalente, de forma gratuita en su centro de salud, a los 2, 4, 6 y 18 meses de edad.

En palabras de la Dra. Carmen Espinosa Sotero, infectóloga, pediatra y coordinadora de internado médico de pregrado del Hospital General de México, las vacunas son el pilar de la prevención.

Interrupción de la vacunación en pandemia en México

En 2019 se llegó a una cobertura del 85% en la administración de las dosis de la vacuna contra la hepatitis B durante la infancia, un avance frente al 30% del año 2000. Sin embargo, claramente la pandemia de Covid-19 amenaza con obstaculizar los progresos logrados en la meta de eliminar el virus.

“Las interrupciones en los programas de vacunación podrían tener repercusiones importantes. Sugiriendo que millones de niños queden expuestos a enfermedades mortales que pueden ser prevenibles por vacunación”. Así lo destacó el Dr. Salvador Pineda, pediatra y gerente médico de vacunas pediátricas de Sanofi Pasteur México.

“La prevención de la hepatitis B y otras enfermedades como la poliomielitis o la difteria, el tétanos, la tos ferina y el sarampión, entre otras, es esencial, incluso durante la pandemia de Covid-19” afirmó.

“El llamado urgente es hacia los padres de familia para completar los esquemas de vacunación de rutina de sus hijos. Mientras la pandemia continúa, no podemos permitirnos retroceder en los logros y avances que ha tenido la humanidad con otras vacunas y dejar a más niños en peligro de contraer enfermedades que pueden ser devastadoras. Es de vital importancia acudir a vacunarlos lo antes posible siguiendo todas las medidas de seguridad”, concluyó.

Problema de salud pública

Actualmente, la hepatitis constituye un problema de salud pública a nivel mundial que afecta a millones de personas cada año causando discapacidad y muerte. Se estima que 57% de los casos de cirrosis hepática y 78% de los casos de cáncer primario de hígado son debidos a infecciones por los virus de la hepatitis B o C.

En México, durante los últimos 11 años se han registrado 7.746 casos de hepatitis B, según datos de la Secretaría de Salud. Si bien las autoridades indican que existe una baja en el número de casos reportados en el 2020, en el informe destaca que las tasas de incidencia más altas fueron en los estados de Quintana Roo, Chihuahua y Tamaulipas.

En el marco del 28 de julio, Día Mundial contra la Hepatitis, profesionales en pediatría e infectología se reunieron en una conferencia de prensa virtual bajo el lema “Prevención de la Hepatitis B”. El objetivo ha sido destacar la importancia de sumar esfuerzos para evitar la transmisión materno infantil del virus de la hepatitis B (VHB).

En bebés y niños, el 80 a 90% de los lactantes infectados con Hepatitis B durante el primer año de vida desarrollan infecciones crónicas, la probabilidad de desarrollar esta etapa de daño se debe a la edad de infección, incluso puede causar enfermedades agudas en el hígado.