Investigadores españoles han descubierto que la calidad del semen depende de los antioxidantes, unas moléculas que se encuentran principalmente en frutas y verduras, y que son capaces de retardar y prevenir la oxidación de otras moléculas.

El estudio, realizado en dos centros de tratamiento de la infertilidad de Alicante y de Murcia, concluye que “una baja ingesta de antioxidantes se asocia con una baja capacidad reproductora del semen”. En este sentido, el autor principal del artículo, Jaime Mendiola, ha explicado que su anterior investigación, publicada el pasado mes de marzo, mostró que los hombres que comen mucha carne y lácteos grasos “tendrían una menor calidad seminal que aquellos que consumen más frutas, verduras y lácteos desnatados”, mientras que el actual trabajo “ha comprobado que si tomas más frutas y verduras, lo que estás ingiriendo son más antioxidantes, y al final esto es lo importante”.

Cada vez más estudios científicos apuntan que la calidad seminal humana y la fecundidad masculina han disminuido durante las últimas décadas y, en este sentido, los hábitos de vida parecen estar muy relacionados.