Los adultos mayores de 65 años a menudo tienen problemas de movilidad o discapacidad, con lo que su actividad física disminuye mientras aumenta el riesgo de diabetes tipo 2. Ahora, un estudio norteamericano señala que caminar con regularidad y con algo de intensidad puede ayudar a prevenir este tipo de diabetes.

El estudio, publicado en ‘Diabetes Care’, muestra que cuantos más pasos dé una persona, y más intensos, menor será su riesgo de desarrollar diabetes. El objetivo principal del estudio fue evaluar las asociaciones entre el total de pasos dados por día y el desarrollo de diabetes. El objetivo secundario fue evaluar si la intensidad o la cadencia de los pasos influían en el riesgo de diabetes.

"Una cifra clave de nuestro estudio es que por cada 1.000 pasos por día, nuestros resultados mostraron un 6% menos de riesgo de diabetes en esta población. Lo que eso significa es que si el adulto mayor promedio diera 2.000 pasos más todos los días además de lo que ya estaba haciendo, podría esperar una reducción del 12 por ciento en el riesgo de diabetes", señala el primer autor Alexis C. Garduno, tercer autor, estudiante de un año en el programa de doctorado conjunto en salud pública de la Universidad de California en San Diego y la Universidad Estatal de San Diego (EEUU).

Para el estudio prospectivo se pidió a una cohorte diversa de mujeres de 65 años o más, que no tenían un diagnóstico de diabetes y que vivían de forma independiente, que usaran un acelerómetro de grado de investigación durante 24 horas al día sobre la cadera derecha durante una semana. Su salud fue seguida por hasta siete años y un equipo multiinstitucional de investigadores analizó datos, cuyo objetivo fue caracterizar la actividad física y la salud cardiovascular en mujeres posmenopáusicas

150 minutos de actividad física

Estudios de prevención anteriores han demostrado que la actividad física regular, junto con una dieta mejorada, reduce el riesgo de diabetes en adultos. De hecho, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda al menos 150 minutos de actividad física de moderada a vigorosa por semana para reducir el riesgo de numerosas enfermedades crónicas, incluida la diabetes.

La edad juega un papel importante en los niveles de intensidad de la actividad física. "Lo que es una actividad de intensidad moderada para un adulto mayor es muy diferente a lo que es una actividad de intensidad moderada para un adulto joven o de mediana edad. Las personas que tienen problemas de movilidad no tienen que caminar tan lejos, tan rápido o cuesta arriba para participar en una actividad de intensidad moderada a vigorosa", explica Bellettiere.

"Cuando hablamos de pasos de intensidad moderada a vigorosa, nos referimos al tipo de pasos que te hacen respirar un poco pesado y dificultan entablar una conversación. Para la persona promedio de 70 a 80 años, solo caminar alrededor de la cuadra una vez es una actividad de intensidad moderada a vigorosa", añade.