La EPOC es una enfermedad crónica y progresiva, causada principalmente por el humo del tabaco, que afecta a 2,1 millones de españoles y sin embargo es una gran desconocida para la mayor parte de la población. Para reducir las cifras de desconocimiento de la EPOC y avanzar en un mejor abordaje de esta patología, las compañías Boehringer Ingelheim y Pfizer han colaborado durante 2011: a través de una campaña se ha formado a 1.654 profesionales sanitarios de Atención Primaria con sesiones impartidas en 27 ciudades españolas, para profundizar en un mejor control y manejo de las exacerbaciones, uno de los síntomas de la EPOC que reduce de forma más significativa la calidad de vida de los pacientes.

La formación constante sobre el manejo y el control de la EPOC es vital para los médicos de AP, ya que es determinante para detectarla a tiempo y evitar la progresión de la enfermedad y el deterioro pulmonar.

Por ello durante 2011 se han impartido sesiones científicas para presentar los resultados del estudio POET-COPD (Prevention Of Exacerbations with Tiotropium), un ensayo publicado en el ‘New England Journal of Medicine’ que ha demostrado que tiotropio reduce en un 17 por ciento el riesgo de presentar exacerbaciones Los datos de POET-COPD también han mostrado que el riesgo de la aparición de la primera exacerbación moderada disminuye en un catorce por ciento, y el de las graves con necesidad de hospitalización, hasta el 28 por ciento.

Las exacerbaciones en la EPOC son la aparición o aumento de tres o más síntomas a la vez como tos, esputo, sibilancias, disnea u opresión torácica con una duración de al menos tres días. Es uno de los principales objetivos de tratamiento ya que los facultativos de Primaria reciben entre un diez y un doce por ciento de visitas debidas a exacerbaciones y la hospitalización por ellas supone entre un 40 y 70 por ciento de los gastos médicos relacionados con la EPOC.

De hecho, entre un uno y un dos por ciento de las urgencias hospitalarias se generan por esta misma causa, y se estima que el diez por ciento de los ingresos hospitalarios totales se deben a este proceso.

La EPOC provoca 50 muertes diarias y mata ocho veces más que los accidentes de tráfico, sin embargo, se estima que el 70 por ciento de las personas que la padecen lo desconocen.