Un informe publicado en la revista LancetOncology ha revelado que la aparición de nuevas terapias contra el cáncer y el rápido incremento de casos a nivel mundial está propiciando que su abordaje tenga un coste inasequible para muchos países desarrollados, según las conclusiones presentadas en el Congreso Europeo Multidisciplinar sobre el Cáncer (ESMO-ECCO), que se celebra en Estocolmo (Suecia).

Dicho estudio ha sido dirigido por el doctor Richard Sullivan, del King”sHealthPartnersIntegrated de Londres (Reino Unido), y, dado el encarecimiento del tratamiento de estas patologías, propone un cambio radical de modelo que establezca un equilibrio entre los nuevos avances farmacológicos y una mejora en la calidad de vida de los pacientes.

La comunidad del cáncer ha de asumir la responsabilidad y no aceptar una ética de beneficios muy pequeños a cualquier precio, señalan los autores del informe, quienes abogan también por “precios justos” y “acordes con el valor real” de los beneficios que ofrece.

El coste que conllevan los nuevos casos de cáncer asciende ya a unos 286.000 millones de dólares al año (unos 212.000 millones de euros), de los que el gasto médico representa más de la mitad de la carga económica y las pérdidas de productividad casi un tercio, según datos de EconomistIntelligenceUnited citados en el informe.

Por ello, Sullivan reconoce que tanto políticos como médicos y asociaciones de pacientes y la industria farmacéutica deberían trabajar juntos para encontrar nuevas fórmulas para limitar los incrementos del coste en el futuro.

Sobre todo después de que, para elaborar dicho informe, Sullivan reuniese a 37 expertos de países ricos y descubriese que el coste del cáncer es cada vez mayor por muchos factores, entre ellos el envejecimiento de la población y una mayor demanda de tratamientos, además de la existencia de medicamentos cada vez más sofisticados y caros.

Y es que, como recuerdan, los precios de algunos de los últimos medicamentos experimentales presentados en este congreso de Estocolmo pueden ascender a decenas de miles de dólares por paciente, asegura.