Cantabria ha anunciado que va a poner en marcha una batería de medidas que pretenden mejorar la optimización de su gasto farmacéutico. Las mismas surgen a raíz del incremento en la variación interanual del gasto farmacéutico durante los ejercicios 2017 y 2018. Así se lo han hecho saber al Ministerio de Hacienda, en un informe en el que se explica que esta variación se debe, entre otras cuestiones,  a la elevada prescripción de NACOs (anticoagulantes), que  por otro lado han permitido reducir la cifra de ictus isquémicos un 10,5 por ciento, pasando de 711 en 2013 a 662 el año pasado.

Si bien el gasto farmacéutico por receta de Cantabria es, según el último dato publicado por el Ministerio relativo a enero-junio de 2019, inferior (2,59 por ciento) a la media de gasto del Sistema Nacional de Salud (2,86 por ciento), la autonomía ha preparado igualmente un conjunto de medidas para optimizar aún más el mismo, tal y como ha expuesto a Hacienda en el mencionado informe.

Respecto a las medidas a implementar, estas comenzarán extender la compra centraliza pública al máximo de productos sanitarios e implementar un módulo económico-financiero, con una plataforma logística y un catálogo de productos únicos.

Asimismo, la Consejería de Sanidad de Cantabria plantea centralizar el gasto del resto de laboratorios de los hospitales, como el de microbiología, tal y como hizo con el de bioquímica y hematología. También, trabaja para agrupar los laboratorios de anatomía patológica de todos los hospitales y mejorar así la eficiencia y calidad del servicio, especializándose cada hospital en algunas técnicas y derivando las más complejas a Valdecilla.

Priorizar al paciente

Este informe ha sido firmado conjuntamente por los titulares de las Consejerías de Economía y Hacienda y Sanidad, María Sánchez y Miguel Rodríguez. De esta forma, los mismos han declarado que lo más importante de estas medidas es que “siguen priorizando la atención de las personas por encima de criterios económicos”. Por ello han insistido en que “lo primero son las personas y el mantenimiento del estado de bienestar y nadie va a dejar de recibir ningún tratamiento por mantener un dato”.

En cuanto al resto de causas que han intervenido en la variación del gasto farmacéutico, el informe también ha alusión a la desviación del gasto en Farmacia hospitalaria. Este se explica, sobre todo, por la inversión en  innovación terapéutica en el tratamiento del cáncer, las terapias biológicas para tratar el cáncer y las enfermedades inmunitarias, el fin de los acuerdos de volumen-precios en hepatitis C, así como el traslado de la ubicación del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV). “Cantabria ha sido una de las comunidades autónomas que más recursos económicos ha destinado al tratamiento de la hepatitis C con un acceso ágil de los pacientes a la medicación, sin más restricciones que los criterios médicos”, argumentan los consejeros de Cantabria.

Pese a ello, también informan de que, la evolución anual del gasto medio por receta respecto al año pasado se mantiene estable “lo que indica que el incremento del gasto se debe a un mayor número de recetas y no a la prescripción de medicamentos de mayor coste”. Un aumento de recetas que el informe asocia a “un mayor consumo ligado al envejecimiento de la población” y la mencionada interoperabilidad de la receta electrónica, concluyen los consejeros de Sanidad y Hacienda.