Desde diciembre de 2019, un brote de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) causada por el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) surgió en Wuhan, y ahora se está convirtiendo en una amenaza global. El objetivo fue delinear y comparar las características inmunológicas de COVID-19 grave y moderado.

Investigadores chinos ha publicado un estudio retrospectivo en la revista The Journal of Clinical Investigation en el que se analizaron las características clínicas e inmunológicas de 21 pacientes (17 hombres y 4 mujeres) con COVID-19. Estos pacientes se clasificaron como graves (11 casos) y moderados (10 casos) de acuerdo con las Directrices publicadas por la Comisión Nacional de Salud de China.

La edad media de los casos graves y moderados fue de 61.0 y 52.0 años, respectivamente. Las manifestaciones clínicas comunes incluyeron fiebre, tos y fatiga. En comparación con los casos moderados, los casos graves con mayor frecuencia tuvieron disnea, linfopenia e hipoalbuminemia, con niveles más altos de alanina aminotransferasa, lactato deshidrogenasa, proteína C reactiva, ferritina y dímero D, así como niveles marcadamente más altos de IL-2R, IL- 6, IL-10 y TNF-α. El número absoluto de linfocitos T, células T CD4 + T y CD8 + disminuyó en casi todos los pacientes, y fue notablemente menor en casos severos (294.0, 177.5 y 89.0 × 10 6 / L) que en casos moderados (640.5, 381.5 y 254.0 × 10 6 / L). Las expresiones de IFN-γ por CD4 +Las células T tienden a ser más bajas en casos severos (14.1%) que en casos moderados (22.8%).

A la vista de estos datos los investigadores concluyen que la infección por SARS-CoV-2 puede afectar principalmente a los linfocitos T, particularmente a las células T CD4 + T y CD8 +, lo que resulta en una disminución en el número y en la producción de IFN-γ. Estos posibles marcadores inmunológicos pueden ser importantes debido a su correlación con la gravedad de la enfermedad en COVID-19.