“Cualquier regulación de las psudoterapias o pseudoterapias, cualquier incorporación a la administración sanitaria, tiene que ser basada en la evidencia científica y cómo interviene en el proceso humano de prevención de enfermedades” este es el posicionamiento claro que la nueva ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha manifestado en una reciente entrevista en Onda Cero.

En la misma, la titular de Sanidad ha hecho un llamamiento a la propia Unión Europa sobre este asunto, ya que considera que la regulación actual “está en pañales”, y por ello considera que “tomar cartas en el asunto” debe ser uno de los retos urgentes de la Sanidad europea.

Así, ha manifestado que en torno a las  pseudociencias y la homeopatía “no se dispone de evidencias científicas” sobre ellas, y, por tanto, cree necesario que desarrolle una normativa. Respecto al trabajo del propio Ministerio de Sanidad, Carcedo ha asegurado que “la homeopatía es algo que surge y que pretende cambiar los paradigmas en los que fue avanzando la medicina clásica”,  por tanto, “evidentemente” desde el Ministerio de Sanidad se va a tratar este asunto.

Los movimientos antivacunas

Otra de las cuestiones que ha centrado esta entrevista es el impacto que están teniendo en la Salud Pública los movimientos antivacunas. Al respecto a los mismos, María Luisa Carcedo  ha señalado que le preocupa este tema ya que el impacto de esa decisión no afecta solo a esos niños, “que tienen más riesgo de tener enfermedades”, sino al conjunto de la sociedad como ha demostrado la ciencia de la epidemiolagía a lo largo de los años.

“Hay que concienciar a la población. Lo más útil es que la población esté informada, sea consciente y tenga capacidad de discernimiento sobre la información que le llega”, ha añadido Carcedo. De hecho, en su opinión, solucionar este problema pasa por potenciar en la población la “educación y la formación”, de modo que “no sigan estas modas” difundidas por personas “sin autoridad científica”.  Por ello, la ministra se ha dirigido a los propios padres para pedirles que vacunen a sus hijos y les insta “a ser responsables” porque “es la salud de sus hijos la que está en juego”.

Por último, y en alusión a las medidas tomadas por su antecesora, Carmen Montón, Carcedo ha alabado la recuperación de la sanidad universal, que a su juicio es necesaria “para tener controlada a la población por los asuntos de salud pública”. En este sentido, y como retos de futuro, ha añadido que su equipo seguirá trabajando “por la consolidación del Sistema Nacional de Salud” para que “no se desvirtúe, y siga respondiendo a los principios que define la Ley General de Sanidad, siendo “un elemento generador de cohesión”.