Con motivo del próximo Consejo Interterritorial, fijado para el 4 de junio sobre financiación, Carmen Montón, consellera de Sanidad de la Generalitat Valencia, ha señalado que es urgente cambiar la financiación autonómica, siendo fiel a sus principios de suficiencia y equidad. “El gobierno valenciano no se va a prestar a ser un mero figurante en el próximo Consejo Interterritorial. Hasta ahora, para la ministra Montserrat este foro ha sido un decorado, y sería una tomadura de pelo y falta de respeto a las comunidades salir de él tan solo con palabras y no con realidades”, ha incidido.

Para Montón, esta suficiencia en la financiación pasaría por establecer unos porcentajes mínimos sobre el PIB. En caso de Sanidad, “podría fijarse en 7 por ciento, además de acordar qué modelo vamos a financiar. Para la Generalitat, el modelo está claro: Sanidad pública y universal”.

Se trata de una reunión, el Consejo Interterritorial, que la consejera valenciana se toma con escepticismo tras los continuos rechazos para su celebración. Además, en esta reunión “no se adoptan decisiones comunes, las órdenes del día son interminables y hay falta de propuestas”, ha criticado, y reclama los 300 millones de euros que les adeuda el Gobierno por la atención a pacientes desplazados.

Sin embargo, ha recordado que en Consejo de ministros se les prometió financiación para los medicamentos de la hepatitis C, “y cuando reclamamos los 27 millones gastados, nos dijeron que habíamos sido engañados”.

Derogación del RD 16/2012

Mientras tanto, “hemos creado un margen de maniobra en la gestión. La salud, para nosotros, es un derecho, y colisiona con el RD 16/2012, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del sistema de salud que, en realidad, es una norma de exclusión sanitaria y copagos, y que nos obliga a las comunidades que creemos en la defensa de lo público a asumir un sobreesfuerzo”, ha apuntado.

Ha recalcado que desde la Generalitat, “seguimos exigiendo la derogación del RD 16/2012 porque no se ha demostrado el supuesto ahorro económico en el que se amparó para ver la luz. Lo que sí ha constatado es el sufrimiento y la pérdida de salud de la población. Los recortes y copagos no funcionan como ahorro, sino que afectan a la calidad, seguridad clínica y producen discriminación en el acceso y la equidad”.

En este sentido, señala que en la Comunidad Valenciana el 40 por ciento de las personas disfrutarán de ayuda al copago al finalizar este año. “90 millones destinados a beneficiar a casi dos millones de personas vulnerables: pensionistas, personas con diversidad funcional, desempleados, menores, familias monoparentales…”.

En este “renacer” de la Comunidad Valenciana, como lo ha calificado la consejera, la estrategia seguida ha sido un aumento del gasto sanitario, con 900 millones de euros más para Sanidad; 220 millones de ahorro; reducción de la lista de espera quirúrgica basado en aumentar el rendimiento, operando tardes y sábados; inversión de 259 millones para el Plan de Dignificación de las Estructuras sanitarias y la convocatoria de una OPE de más de 18.000 plazas para dejar la temporalidad en un 8 por ciento, ha explicado Montón.

Prevención del suicidio

Por otra parte, la consejera ha mencionado la estrategia sanitaria de salud mental de la Comunidad, siendo la prevención del suicidio y el manejo de la conducta suicida lo que la hace pionera. “Supone un cambio de estrategia para romper mitos, tabús y el estigma social que acompaña a este problema de salud pública”, apunta. “Tres grupos son los que más nos preocupan: las más jóvenes, por el machismo de la sociedad, los varones mayores de 70 años, que son los que mayores suicidios cometen, y la vinculación del suicidio con la violencia de género”.

En cuanto a la violencia de género, Montón ha hecho hincapié en la importancia de incluir educación en igualdad en las aulas y que los jueces y la administración sean más contundentes en este tema. “El aumento de la partida en violencia de género ha sido un bocado a rastras que le ha sacado la oposición al Gobierno. Lo lamentable es que aún hoy no esté puesto en marcha. Es indignante que nos quedemos en el minuto de silencio, que hace disuadir a las mujeres de pedir ayuda”, ha lamentado.

Montón ha apostillado que es necesario abordar el debate sobre la eutanasia y que se debe respetar la voluntad de cada ciudadano. “La próxima aprobación de la ley de derechos y garantías al proceso de atención al final de la vida no alude a la eutanasia, pero la ministra no debería de demorar el debate sobre este asunto”. Por último, ante la pregunta de la moción de censura presentada por su partido al Gobierno, ha contestado: “el PSOE está velando por la salud democrática”.