La doctora Carolina de Miguel Benadiba ha sido nombrada nueva presidenta de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) durante la Asamblea General anual de la sociedad científica, que se ha celebrado recientemente de forma telemática. Carolina sustituye a la Dra. Roser Garreta, tras ocho años en el cargo.

La Dra. De Miguel es Doctora en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid y realizó su formación como médico especialista en Medicina Física y Rehabilitación en el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, centro en el que desempeña su actividad asistencial, que compatibiliza con su labor docente como Profesora Asociada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares.

Entre los objetivos de la nueva Junta, De Miguel señala: el “posicionamiento científico y social de la especialidad  médica y potenciar, en este sentido, su presencia en las instituciones sanitarias y dar visibilidad a la misma”. “Asimismo, queremos facilitar a todos los miembros de la SERMEF mecanismos de formación actualizada avanzada acreditada y crear nuevas líneas de investigación, así como fomentar la innovación asistencial y la telemedicina en el campo de la Rehabilitación”.

La nueva Junta de la SERMEF también “va a trabajar en avanzar hacia la re-certificación y re-acreditación. Nuestra intención es implicar a los residentes para su participación activa en la SERMEF y ser apoyo en su formación. También queremos fortalecer relaciones con otros conjuntos de profesionales sanitarios”.

Retos de la rehabilitación

La nueva presidenta de la SERMEF ha explicado que los principales retos a los que se enfrenta la especialidad médica son “el envejecimiento de la población, la aparición de nuevas patologías como la COVID-19 que generan severas discapacidades, y la modernización de los medios de consulta y de tratamiento para objetivar la discapacidad y medir la recuperación”.

En esta línea, ha señalado que “se deben implementar sistemas de nuevas tecnologías como la telemedicina, tanto en las consultas como en los tratamientos, que nos permitan conectarnos entre profesionales y con el paciente, para poder aplicar tratamientos en los cuales el protagonismo lo adquiera el paciente y su familia, sin tener que desplazarse a centros hospitalarios, disminuyendo, de esta forma, los costes de la asistencia en un sistema sometido a múltiples tensiones”.