Una de las cuestiones sanitarias que más llamó la atención durante el periodo electoral fue sin duda la posible regulación de la eutanasia. Es por ello que desde el Colegio de Médicos de Madrid (ICOMEM) han realizado una encuesta para saber cuál sería la postura de los médicos madrileños en el caso de hacerse efectiva una regulación de la misma.

El resultado de este sondeo revela que un 69,26 por ciento es decir prácticamente 7 de cada 10 médicos en la Comunidad de Madrid, apoyan la regulación de la eutanasia. Un dato que puede verse incrementado si se suma el 17,14 por ciento de médicos que están a favor de la regulación,aunque no con total seguridad. Por contra, los colegiados que no están de acuerdo con esta iniciativa representan el 5,94 por ciento de los encuestados, a los que habría que sumar otro 3,93 por ciento que tampoco dan un no rotundo en la consulta.

Cabe recordar que el ICOMEM representa el colectivo mayoritario en España con más de 46.000 médicos. Sin embargo, esta iniciativa ya ha sido llevada a cabo por otras instituciones colegiales como los Colegios de Médicos de Bizkaia, Tarragona y Las Palmas que ya preguntaron a sus colegiados sobre su postura con respecto a la regularización de la eutanasia. Los resultados de estas encuestas también eran favorables respecto a una futura ley.

El papel de los médicos

Más allá de mostrarse a favor o en contra, la encuesta también ha querido profundizar sobre algunas ideas claves. En este sentido, los resultados también desvelan que los médicos creen mayoritariamente que el debate sobre la regulación de la eutanasia pertenece a toda la sociedad, y no sólo al ámbito estrictamente médico. Sin embargo, a la hora de aplicarla, un 64,66 por ciento de los encuestados piensa que deben ser los médicos quiénes lo hagan, frente a un 15,42 por ciento que refieren que debe ser un profesional del ámbito de la Medicina o Enfermería.

Precisamente, en lo referente a la aplicación, otra de las claves era la posible objeción de conciencia. En este sentido, prácticamente un 48 por ciento del colectivo médico madrileño se plantea no objetar mientras un 37 por ciento piensa en hacerlo.

De esta forma, desde el ICOMEM concluyen que, si bien los médicos están mayoritariamente a favor de la regularización de la eutanasia, hay un número importante que va a objetar claramente o que al menos se lo plantea. Ante estos datos, la lectura es positiva, ya que demuestra que la profesión muestra tolerancia y respeto por las opiniones y opciones del resto de compañeros.