Hasta el 48 por ciento de los tumores de orofaringe en España se deben al virus del papiloma humano (VPH), una cifra que se ha incrementado en los últimos años por los cambios en los hábitos sexuales. Así lo advierte la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) que prevé que el aumento sea mayor y pueda llegar al 70 por ciento.

Cada año se detectan en España 17.000 casos nuevos de cáncer de cabeza y cuello, lo que le sitúa en el sexto tipo de tumor más frecuente. Uno de cada cinco se localiza en la faringe, según datos de la SEORL-CCC. “Antes este tipo de tumores siempre iban asociados al tabaco o el alcohol. Sin embargo, se ha demostrado que los cambios en el comportamiento sexual han incluido un nuevo agente causal, el virus del papiloma humano”, sostiene el doctor Carlos Martín, coorganizador del 70 congreso de la SEORL-CCC.

Según datos de esta sociedad científica,  entre un 20 y un 48 por ciento de los casos producidos en la orofaringe son debidos al virus del papiloma humano por transmisión sexual a través del sexo oral. Ese incremento progresivo lo confirma un estudio reciente realizado en el Servicio de Otorrinolaringología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona con más de 5.000 pacientes con carcinomas escamosos de cabeza y cuello a lo largo de 32 años. “Se prevé que incluso estas cifras aumenten en los próximos años en nuestro país, sobre todo debido al desconocimiento de la población en la relación entre este tipo de cáncer y el VPH”, indica el doctor Pablo Parente, también coorganizador del congreso.

Este crecimiento de tumores de orofaringe causados por el VPH, localizados en la amígdala y base de la lengua, ha provocado un cambio en el pronóstico de la enfermedad y en el perfil de pacientes afectados. Además, “ha supuesto una evolución tecnológica muy específica para la resección de los mismos con la entrada de nuevas técnicas quirúrgicas con abordajes transorales en lugar de abiertos, como la robótica y la endoscópica ultrasónica”, explica el doctor Parente. Estas cirugías tienen como ventajas, frente a las técnicas abiertas convencionales, “una menor tasa de complicaciones, mejores resultados funcionales y menor necesidad de reconstrucción y nos permite realizar resecciones mayores”, añade.

Hospitales sin tecnología

La SEORL-CCC comienza este jueves su 70 Congreso en Santiago de Compostela, donde reunirá a más 1.500 otorrinolaringólogos, que presentarán los avances de la cirugía transoral (incluida la robótica) para la resección de estos carcinomas. Sin embargo, advierte que esta tecnología está poco implantada en los hospitales públicos, y por ello reclaman mayor inversión que contribuya a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

embargo, esta evolución tecnológica no ha llegado a todos los servicios de ORL de los hospitales públicos españoles. “Se trata de equipos de última generación con un alto coste que requieren de una gran inversión por parte de las administraciones públicas para que todos los pacientes puedan beneficiarse de sus ventajas”, señala, por su parte,  el doctor Raimundo Gutiérrez Fonseca, secretario general de la SEORL-CCC. Existen unas 46 unidades en todo el territorio nacional que cuentan con programas de cirugía robótica, “pero solo una parte está en centros públicos y no todos se emplean en otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello, la mayoría de las intervenciones son urológicas”, afirma.

En este sentido, desde la SEORL-CCC, además de reclamar mayor inversión pública en sistemas de cirugía transoral, se trabaja por ampliar la formación de los futuros otorrinolaringólogos-cirujanos de cabeza y cuello. “Todos estos avances tecnológicos que está viviendo la ORL y la variedad de patologías que aborda hace necesario que la formación MIR se amplíe de 4 a 5 años para adaptarnos a los nuevos tiempos y que nuestra especialidad sea reconocida como especialidad quirúrgica”, concluye el doctor Gutiérrez Fonseca.