Redacción, Madrid.-Diversos estudios realizados por expertos en Neuropediatría han señalado que las causas del Parkinson en niños difieren con respecto a las de los adultos pese a que en ambos casos se presenten los mismos síntomas, tal como se expuso en el I Simposio Internacional sobre Trastornos del Movimiento en Pediatría, celebrado recientemente en Barcelona, organizado por la Sociedades Europea y Española de Neurología Pediátrica.

Una de las principales características de los casos de Parkinson en los niños es la alta incidencia de signos distónicos, los cuales, según los expertos participantes en dicha reunión, suelen preceder el desarrollo de esta enfermedad.

Actualmente, los especialistas apuntan dos posibles teorías respecto a las causas del Parkinson infantil. La primera de ellas sugiere un origen de tipo secundario, concretamente a la baja respuesta de los nervios pos-sinápticos frente a la dopamina.

Una segunda teoría observa que el origen podría deberse a la acción conjunta de un componente genético y de determinados factores ambientales, que aceleraría el envejecimiento de algunos grupos celulares en concreto. En este sentido, un reciente estudio señala que la mutación de un gen, conocido como “parkin”, puede ser la causa de una aparición temprana del Parkinson en niños y adolescentes.

Distonías

Por otra parte, los expertos reunidos en el referido simposio afirmaron que en el 25 por ciento de los casos, las distonías o contracciones involuntarias más o menos permanentes de los músculos son transitorias, curando espontáneamente al cabo de los meses sin necesidad de tratamiento y sin dejar ningún tipo de secuelas. Aunque advirtieron que en la mayoría de las ocasiones, los padres prestan poca atención a estas patologías y no suelen acudir a la consulta del pediatra.

En este sentido, una de las principales recomendaciones de los especialistas participantes en estas jornadas fue “la de acudir siempre a la consulta del pediatra para obtener un diagnóstico y seguimiento completos, que sirva para descartar cualquier otra posible patología asociada”.

Y es que como concluyó el doctor Emilio Fernández Álvarez, “uno de los principales problemas existentes actualmente en relación a los trastornos del movimiento en el niño es su escaso conocimiento tanto por parte de los profesionales como de la población, lo que hace que muchas veces no se acuda a la consulta del especialista o que, cuando sí se va, el trastorno sea erróneo o no se diagnostique”.