El consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha asegurado que la comunidad autónoma cerró el año 2016 con una media de 4.017 camas hospitalarias abiertas al día, lo que según sus cálculos supone 242 más que en el último año de Gobierno completo del Partido Popular. En su intervención al cierre de un Debate General en las Cortes sobre camas hospitalarias, ha insistido en que esa mayor apertura de camas ha derivado en conseguir una media de ingreso desde Urgencias de doce horas "cuando antes era de 72"; se han conseguido 88.500 estancias más y se ha aumentado el volumen de altas hospitalarias.

Todo ello "a pesar de que hay un 1,5 por ciento más de urgencias y un siete por ciento más de ingresos", algo que se ha comprobado en la "mayor subida histórica de frecuentación hospitalaria" sufrida en centros como los de Toledo, Cuenca o Guadalajara. El consejero ha recordado que este Gobierno ha aumentado en 1.042 personas el personal sanitario, mientras el PP "cerraba camas y echaba a 3.000 profesionales a la calle". "Y estábamos a la cola en tecnología por llevar años sin invertir", ha condenado.

Podemos ha sumado sus dos votos al PP para dar luz verde a una resolución en la que se pedía reconocer el esfuerzo de los profesionales del Sescam "ante la nefasta gestión", proceder a la contratación inmediata de profesionales necesarios, abrir camas y poner en marcha las acciones oportunas para lograr una mayor optimización de recursos asistenciales.

El diputado del PP, Carlos Velásquez, ha explicado antes de votar que los ‘populares’ han cambiado una palabra del texto de la resolución para obtener el apoyo de Podemos, tal y como había comprometido durante el debate el líder de la formación morada, José García Molina.

Por el PSOE, Blanca Fernández ha criticado el "cinismo político" del PP con esta resolución: el contenido del texto "viene a ser una enmienda a la totalidad de lo que hizo Cospedal".

El diputado por Podemos José García Molina ha afirmado que ha solicitado información en distintos hospitales de la región y "las cosas no varían". "En Cuenca están todas las camas abiertas, en Almansa dicen que no hay problemas reseñables, en Villarrobledo la ocupación está al 85 por ciento y en Hellín dicen que no hay camas cerradas". Sin embargo, ha manifestado que hay déficit de camas en "momentos que son previsibles" como la gripe.

Por su parte, la diputada socialista Isabel Abengózar ha manifestado que el Partido Popular "ya no se molesta ni en dar los mismo datos, unas veces dicen que se cierran 500 camas y otras 800". Sin embargo, ha manifestado que el PP dejó la Sanidad castellano-manchega, que era el tercer mejor sistema del país, en los puestos "más bajos"; mientras que Emiliano García-Page la ha "subido siete puntos en sólo un año". "Este gobierno tiene una hoja de ruta muy distinta a la que tenía el anterior, se trata de revertir los recortes y priorizar las necesidad des los pacientes. Hay más camas, más profesionales, mejor tecnología y menos listas de espera".

Y ha añadido que el PP no puede pedir más profesionales cuando "han sido los que han puesto palos en las ruedas por ejemplo con la Oferta de Empleo Público porque si no fuera por ellos los profesionales ya estarían contratados".

Por último, el diputado por el Partido Popular Carlos Velázquez ha señalado que "cualquier profesional se llevaría las manos a la cabeza porque parece que no está pasando nada en los hospitales de Castilla-La Mancha". "La Sanidad va totalmente a la deriva", ha dicho, y ha vuelto a pedir la dimisión del consejero, "aunque primero debe explicar los ceses a los directivos de los hospitales de Toledo y Guadalajara".