El Gobierno de la Generalitat de Catalunya ha presentado  a la Mesa General de la Función Pública el plan para reducir los puestos de trabajo temporales en la Administración catalana, según prevé la Ley de medidas urgentes para la reducción de la temporalidad en el empleo público.

El ejecutivo ha fijado en 59.000 las plazas que se ofrecerán a concurso, con el objetivo de pasar del 35,5% de ocupación temporal en los servicios públicos al 8% a finales de 2024. En cuanto al área sanitaria, la Secretaría de Administración y Función Pública ha cifrado  en 12.000 el total de plazas que estabilizará el Instituto Catalán de la Salud (ICS).

Según el Plan de Ordenación de Recursos Humanos (PORH) del ICS, el 60% de la plantilla (formada por 51.908 empleados) tiene un contrato de tipo interino, eventual o de sustitución. Actualmente, alrededor de 9.000 profesionales de la entidad pública de salud se encuentran inmersos en distintos procesos de selección, pendientes de resolución desde hace cerca de cuatro años.

Concurso de méritos y oposiciones

El proceso de estabilización de plazas en el ICS se desarrollará por dos vías -concurso de méritos y concurso de oposición- y afectará a los puestos de trabajo ocupados ininterrumpidamente durante un período mínimo de tres años anteriores a fecha de 31 de diciembre de 2020.

El concurso de méritos se reservará para las plazas estructurales ocupadas de forma interina (alrededor de 5.100) desde antes del 1 de enero de 2016. Sobre un baremo de 100 puntos, se valorarán los servicios prestados, estar en situación de servicio activo o asimilada, haber superado un proceso selectivo anterior (sin plaza o ejercicio de este), los conocimientos de catalán y la acreditación de las competencias digitales. Si quedan plazas desiertas se incorporarán al concurso de oposición.

Así, 2.500 plazas, aproximadamente, se proveerán por el sistema de concurso de oposición. En concreto se trata de los puestos de trabajo con ocupación temporal o interina comprendidos entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de diciembre de 2017. Se organizará con una fase de méritos (valoración del 40%) y una fase de oposición (valoración del 60%).

En 24 meses

Se llevarán a cabo dos ejercicios no eliminatorios, una prueba tipo test y un caso práctico, con igual valoración (50% cada ejercicio). En ambos casos se evaluarán especialmente las competencias y los conocimientos específicos de la categoría profesional a la que se opta. Ambos procedimientos son de libre concurrencia, es decir, podrá participar cualquier persona, esté o no trabajando en la Administración.

Las plazas temporales restantes (4.400) se proveerán por medio de los concursos de oposición de las convocatorias ordinarias correspondientes a las ofertas públicas aprobadas por la Generalitat en los años 2019, 2020, 2021 y 2022. Así, el Gobierno catalán se fija como objetivo alcanzar en poco más de 24 meses el reto de disminuir la temporalidad de los trabajadores públicos al 8%.