Se han perdido 45 plazas de Enfermería en la Sanidad Penitenciaria correspondientes a la Oferta de Empleo Público del 2018 y 2019.  Así lo han dado a conocer desde Comisiones Obreras. Para CC.OO, esta oferta de empleo público es “insuficiente” porque, a su juicio, “no cubre todas las necesidades”. No obstante, ha destacado que “es positiva porque viene a paliar, en alguna medida, la situación grave de falta de personal sanitario existente”.

El sindicato expone que esta pérdida de plazas de Enfermería preocupan ante la situación que se está viviendo con la COVID-19 en las prisiones. En las mismas se han doblado los contagios. “No podemos entender que se desprecien 45 plazas de oferta de empleo que tan necesarias son para el funcionamiento de la Sanidad penitenciaria. Especialmente en un medio con patologías crónicas, reclusos vulnerables y sufriendo una pandemia con falta de profesionales sanitarios”.

Pérdida de plazas de Enfermería

El 21 de enero de 2020 se convocó el proceso selectivo del Cuerpo de Enfermería de Instituciones Penitenciarias para cubrir 97 plazas de enfermería vacantes. Las mismas se han generado de las jubilaciones y fallecimientos que ha habido en este colectivo.

En este sentido, ha añadido que entre las más de 300 personas que optaron a las plazas, “las hay suficientemente formadas para desempeñar las funciones en prisiones con total profesionalidad”.

Por ello, CCOO ha denunciado que “no se pueden hacer ‘ofertas de empleo trampa‘”, convocando un número de plazas que luego se dejan desiertas para que se pierdan y queden los servicios públicos en precario.

El sindicato ha reclamado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que, para que esto no suceda, las plazas que queden sin cubrir de las convocadas se cubran por contratación de personal interino. Todo para atender las perentorias necesidades por las que atraviesa la Sanidad penitenciaria. También que esas plazas se sumen mediante una oferta extraordinaria a la oferta de empleo público del próximo año.