Redacción, Madrid .- Comisiones Obreras estudia la viabilidad de efectuar demandas contra el Ministerio de Sanidad a raíz de la Instrucción de la Subsecretaría del Ministerio de Sanidad y Consumo por la que se establece el procedimiento de adscripción del personal funcionario y estatutario de los Servicios Centrales del antiguo Insalud al recientemente creado Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) y al propio Ministerio de Sanidad y Consumo.

Con dicha instrucción, el Ministerio de Sanidad pretende poner fin a la incertidumbre que padecen los cerca de medio millar de empleados del extinguido Insalud, que el pasado año no fueron transferidos a la Comunidad de Madrid con motivo de la asunción de las competencias sanitarias a primeros de enero de 2002 y que supusieron el pase a dicha comunidad del 33 por ciento del personal funcionario y laboral de los Servicios Centrales del Insalud. La instrucción prevé la posibilidad de optar a un puesto en el INGESA a poco más de un centenar de ellos, mientras que el resto pasaría a depender del propio Ministerio de Sanidad.

Las razones por las que CCOO estudia la posibilidad de entablar una demanda se basan fundamentalmente en dos motivos, el primero es el de la vulneración del derecho de quienes en su día se les ofreció la posibilidad de optar al traslado a las Entidades Gestoras de la Seguridad Social (Instituto Nacional de la Seguridad Social y Tesorería General de la Seguridad Social, fundamentalmente), motivo por el que no solicitaron su pase a la Comunidad de Madrid y que la instrucción de la Subsecretaría de Sanidad descarta ahora. El segundo sería contra la decisión no motivada de exclusión de los trabajadores de las áreas de Informática y Asuntos generales de poder solicitar plaza en el INGESA y su automática reubicación en el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Los trabajadores de los Servicios Centrales se sienten engañados ante las promesas del anterior equipo ministerial de poder solicitar el pase a las Entidades Gestoras, no mantenidas en la actualidad y no entienden que, mientras el Ministerio de Trabajo sostiene que es deficitario en sus Entidades Gestoras y en la Tesorería de Madrid no puedan pasar a él los funcionarios de cuerpos y escalas de la Seguridad Social destinados en el Insalud y se les obligue a integrarse en un ministerio como el de Sanidad que afirma ahora que necesita aumentar su personal, pero que no ha realizado el diagnóstico global de recursos humanos, que el último Acuerdo Administración-Sindicatos establecía que debería llevarse a cabo en el plazo de seis meses.

Son varios los problemas que conlleva para el personal del extinguido Insalud su pase al Ministerio de Sanidad. El primero sería la práctica imposibilidad de poder obtener plaza mediante futuros concursos de traslado en las Entidades Gestoras de la Seguridad Social de las que, en realidad, mayoritariamente son funcionarios. La segunda estaría en el peligro de perdida de retribuciones como consecuencia de la desaparición del concepto de productividad variable que hasta ahora perciben.

El pasado 23 de enero el subsecretario de Sanidad se comprometió ante los trabajadores de Alcalá 56 a llevar a Consejo de Ministros una propuesta por la que se garantizase la continuidad en la percepción de la productividad variable a los trabajadores del extinto Insalud que pasasen a depender de Sanidad, trasvasando el montante de dicha productividad a las respectivas subdirecciones del Ministerio donde se ubicasen, para posteriormente ser repartida solamente entre ellos. La propuesta fue efectivamente aprobada en Consejo de Ministros en su reunión de 24 de enero y en ella, se establece que dicho personal "mantendrá la cuantía de las retribuciones brutas que viniera percibiendo sin perjuicio" de que "las retribuciones variables ligadas al cumplimiento de una determinada jornada de trabajo u horario especial estarán condicionadas a su mantenimiento, y serán modificadas cuando dicha jornada u horario sea objeto de modificación", al tiempo que "la parte de crédito correspondiente al concepto de productividad variable semestral que actualmente percibe el personal, será puesto a disposición del subsecretario de Sanidad y Consumo", lo que así expuesto no garantiza que dicha productividad sea en un futuro percibida única y exclusivamente por ese personal.

Toda esta situación se complica si tenemos en cuenta que el INGESA es el organismo encargado de tramitar la liquidación de la deuda del Insalud y gestionar el Proceso de Consolidación de Empleo establecido en la Ley 16/2001 de 21 de noviembre (OPE extraordinaria). El personal que actualmente trabaja en ambos temas podría ser trasladado al Ministerio de Sanidad, si bien la citada instrucción prevé la posibilidad de que continuasen prestando sus servicios en dichas tareas hasta su finalización.