España deberá convencer a una amplia mayoría de sus socios en la Unión Europea (UE) si quiere restablecer el sistema de adelanto de subvenciones del Feder a infraestructuras de investigación, hoy por hoy suspendido a causa de deficiencias señaladas por la Comisión Europea y el Tribunal de Cuentas de la UE en el control de estas ayudas, según recoge el diario ABC en su edición del domingo, 2 de marzo.

"Es un problema que se arrastra desde hace tiempo", explicaron a este diario fuentes de la Comisión Europea. Los adelantos de ayudas a proyectos de infraestructuras para la investigación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) se repartieron a discreción tras un examen poco riguroso de la "elegibilidad" de los proyectos durante el anterior período de programación, entre 1993 y 1999, según se desprende de la lectura de los informes anuales del Tribunal de Cuentas. Esta práctica continuó "hasta finales de 2001", se apunta desde la CE.

Sistema poco claro

"Hubo problemas, el sistema no era satisfactorio al cien por cien, porque a veces no se podía verificar que los adelantos se habían transformado en proyectos concretos sobre el terreno", comentaron las citadas fuentes, añadiendo que "el sistema no era claro" y que, por todo ello, "la CE quería poner término" a esta situación, que afectaba en particular a España, Grecia e Italia.

En ese contexto, la Comisión Europea se planteó dos opciones: no pagar más adelantos o seguir haciéndolo pero "con un sistema de control reforzado, con la obligación de que los Estados remitan pruebas de forma regular" de que el dinero servía para los fines declarados. Y eligió la segunda opción, pese a las presiones de los países del norte de Europa y, en particular, de Alemania y el Reino Unido, dos de los mayores contribuyentes netos al presupuesto comunitario, siempre dispuestos a acometer cualquier reforma que recorte los fondos estructurales.

La CE presentó una primera propuesta en el comité que se ocupa de estas cuestiones en el Consejo de la UE pero fue rechazada "porque el sistema no era demasiado duro". Y una segunda propuesta para lograr el consenso "dio un resultado de la mitad a favor y la mitad en contra", en lugar de la mayoría de dos tercios requerida. ¿Qué ocurre ahora? "La Comisión ha decidido que, de momento, los adelantos no son elegibles" y ha tirado la pelota al tejado de los Estados miembros, "lo que puede causar ciertos problemas a algunos", reconoce.

La anticipación de fondos estructurales Feder es utilizada por los Ministerios de Ciencia y Sanidad para cofinanciar los programas de ayudas a proyectos de investigación de las Universidades, organismos públicos de investigación y centros tecnológicos españoles. El ministro Josep Piqué señaló el pasado jueves a ABC que este tipo de batallas son habituales en la Unión Europea entre países que son contribuyentes netos y los receptores netos y transmitió "la máxima tranquilidad a los científicos" españoles. El programa de ayudas a proyectos de investigación del Ministerio de Ciencia cuenta este año con un complemento del Feder de hasta 169 millones de euros sobre un total de 280 millones de euros.