E.P.- En un nuevo hallazgo que puede abrir las puertas al desarrollo de un tratamiento contra la diabetes, un grupo de investigadores de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), demuestra que células de la médula ósea elevaban el recuento de células productoras de insulina en el páncreas de ratones de laboratorio.

Estas células produjeron la hormona insulina en respuesta a la glucosa y desplegaban otras características, lo que ha demostrado que realmente funcionan como células productoras de insulina en el páncreas de los ratones. El nuevo estudio se publica ahora en la última edición del Journal of Clinical Investigation.

Los investigadores alertan que estos hallazgos no se pueden aplicar ahora mismo al tratamiento de la diabetes, pero que sí que servirá como medio para llegar a conseguirlo en el futuro, produciendo cantidades ilimitadas de células productoras de insulina de la propia médula ósea de los pacientes diabéticos.

De esta forma, dado que los pacientes son los que producen y "donan" sus propias células para el trasplante, estas células tienen menos posibilidades de provocar rechazo en su sistema inmunológico.