Redacción, Zaragoza.- CEMSATSE asegura que el Gobierno de Aragón ha demostrado que no estaba preparado para recibir las transferencias sanitarias. Los representantes sindicales consideran que "alguien debería haber dimitido o haber sido cesado por el colapso que sufre la Sanidad aragonesa". Como consecuencia de "esta ineptitud", CEMSATSE, que agrupa a las organizaciones de médicos FASAMET y CESMAragón y a la de enfermeros SATSE, ha convocado una huelga general de la Sanidad para el próximo día 16 de mayo. Además, los responsables de las citadas organizaciones han presentado el calendario de movilizaciones que comenzará el próximo 7 de marzo con una huelga de los Equipos de Atención Primaria y de los Médicos Internos Residentes (MIR), y con un paro de 15 minutos del resto de profesionales sanitarios, entre las 12 y las 12,15 horas de la mañana, Por otra parte, también el 11 de abril habrá un paro de una hora, entre las 12 y las 13 horas, al que está llamado todo el personal sanitario

Con estas movilizaciones se pretende, entre otros objetivos, que el Diputación General de Aragón(DGA) cumpla con el Pacto de Sanidad, acabar con la discriminación de los sanitarios aragoneses en las elecciones sindicales del día 12 de marzo, terminar con las diferencias salariales de los profesionales sanitarios aragoneses, instaurar la jornada de 35 horas semanales e incluir a los MIR en el convenio colectivo de los trabajadores del Gobierno aragonés.

El secretario general de CESMAAragón, Lorenzo Arracó, ha denunciado que "las plantillas de médicos y enfermeras son insuficientes", y ha criticado que los responsables de la Sanidad aragonesa "no escuchan a los profesionales y a lo único que se dedican es a cambiar logotipos y pintar camionetas de colores". Por su parte, el secretario general de SATSE, Teodoro Aldea, ha señalado que "los responsables de la Administración sanitaria están en constante contradicción y siguen manteniendo las mismas estructuras y los mismos defectos del Insalud".

Arracó ha denunciado que la Sanidad aragonesa se está deteriorando cada vez más, "cada vez hay más listas de espera y sólo se hacen planes de choque publicistas". Ha precisado que con el fin de eliminar las camas cruzadas, "se utilizan camas destinadas a la cirugía programada, con lo que sólo se consigue que las listas de espera para operar sean cada vez mayores".

El presidente de FASAMET, Leandro Catalán, ha aclarado que la organización sindical no ha planeado este conflicto, si bien se han visto abocados a él. Según Catalán "la Sanidad aragonesa se hunde, y el sindicato está dispuesto a buscar soluciones si la Administración va por el mismo camino".

Las elecciones marcadas por la discriminación, según CEMSATSE

Desde CEMSATSE han denunciado además la discriminación que un importante sector de la Sanidad aragonesa va a sufrir en las elecciones del 12 de marzo. Arracó ha criticado la supresión de 16 mesas electorales y ha asegurado que lo que se está haciendo es "obra de una ingeniería electoral, se están poniendo trabas para que acudan a las urnas los electores que tradicionalmente votan a CEMSATSE, como son los MIR o los médicos y enfermeras del medio rural". A estas palabras, Aldea ha añadido que "es sorprendente que localidades como Utrillas donde trabajan 11 personas tengan mesa electoral y otras poblaciones con 50 trabajadores no la tengan".

Arracó ha desvelado también que, en una reunión celebrada el día 24 de febrero, CEMSATSE propuso a los sindicatos y a la Administración que o bien se instalen en cada comarca un puesto de voto o bien se habiliten mesas electorales itinerantes. Sin embargo, ambas proposiciones fueron rechazadas. "Si hubieran aceptado alguna de estas ofertas habríamos negociado y, posiblemente, hubiéramos retirado la parte de protesta que corresponde a las reivindicaciones sindicales", ha concluido el secretario general de CESMAragón.