El sindicato  ELA-STV, mayoritario en el ámbito sanitario, ha demandado al Ararteko, Defensor del Pueblo Vasco, que intervenga ante la “corrupción sistemática” en los exámenes de tres especialidades médicas de la OPE. La central vasca mantendrá el martes próximo un encuentro con la institución para darle a conocer el informe en el que demuestra el “fraude” existente en la selección y contratación de facultativos especialistas de 20 servicios hospitalarios de centros públicos del País Vasco.

La central denuncia que los facultativos que hacen su formación MIR en este servicio son los contratados de forma temporal al concluir sus estudios y después son los que logran la plaza definitiva al convocarse la oferta de empleo.

Según ELA-STV existe un “sistema corrupto” al frente de los cuales están los jefes de servicio. Un sistema que cuenta, a su juicio, con la total cobertura de la dirección del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza.

En cuanto a la decisión de Osakidetza de volver a repetir las pruebas de la última OPE en las tres especialidades, ELA ha censurado que los tribunales de estas nuevas pruebas sean los mismos de la anterior en la que se dieron las “irregularidades”. En este sentido, la central ha insistido a la hora de señalar que la repetición de las pruebas no puede ser “excusa” para no llevar a cabo una investigación “verdadera y rigurosa” y demandar las responsabilidades no solo políticas, sino penales que pudieran derivarse de la misma.

Según han indicado distintas fuentes médicas a EL MÉDICO INTERACTIVO, “en las próximas semanas se incrementaran las voces que exigirán dimisiones en la Dirección de Osakidetza por la mala gestión de la OPE”. Consideran que el consejero Darpón se encontrará en una situación difícil, pero  que al contar con el apoyo del lehendakari Íñigo Urkullu “es difícil que dimita, aunque sería lo que tendría que hacer por el escándalo que tanto daño está causando entre los opositores y al propio sistema sanitario vasco”.

Sin embargo, continúan explicando, “creemos que alguna dimisión tendrá que producirse para salvar la imagen de Darpón. Por eso, los rumores entre los sanitarios se refieren a que el consejero dejará caer a María Jesús Múgica, directora general de Osakidetza, para zanjar las responsabilidades políticas”, adelantan a este periódico.

Precisamente, el sindicato ESK, que destapó el escándalo, ha vuelto a exigir al lehendakari Urkullu que cese al consejero de Salud, Darpón, que inicialmente se negó a afirmar la existencia de filtraciones de la OPE, aunque no se atreviera a negarlas, “aunque las evidencias le obligaron después a recular”. También pide la dimisión “inmediata” de Múgica, al tiempo que la “paralización de las pruebas selectivas hasta que la Fiscalía no se pronuncie al respecto”.

Repetición de la OPE, “pero en condiciones”

Por otro lado, EH-Bildu ha reclamado al Departamento de Salud que anule la resolución que obliga a repetir los exámenes de las tres especialidades de la OPE de Osakidetza, al considerar que esta medida es insuficiente para garantizar que no se vuelva a producir “irregularidades” en la OPE. La formación vasca ha realizado la petición en una proposición no de ley, admitida a trámite por la Mesa del Parlamento Vasco. El Servicio Vasco de Salud-Osakidetza publicó dichas resoluciones el pasado 31 de julio al haber constatado “defectos” en las pruebas y en el método de corrección empleado en los exámenes de las especialidades de Angiología, Anestesia y Cardiología.

Sin embargo, EH Bildu ha denunciado que no se han establecido “medidas correctoras para evitar que se puedan repetir las irregularidades”. La parlamentaria Rebeka Ubera ha advertido de que “si los tribunales evaluadores son los mismos y si se aplica el mismo modelo, está claro que hay riesgo de que vuelvan a ocurrir irregularidades”, por lo que “no está garantizada la limpieza del proceso”.

Para Ubera, desde su formación son partidarios de que se repitan las pruebas, aunque se deben realizar “con unas garantías que actualmente no se dan. Los exámenes no pueden repetirse hasta que no se den a conocer las conclusiones de la investigación en marcha y que se introduzcan las medidas correctoras en el proceso”.

Aunque, en su opinión, “no se puede retrasar sine die la repetición de la OPE; tiene que ser en un plazo razonable para que el perjuicio a las personas inscritas sea el menor posible”, señala la formación vasca, al tiempo que sostiene la necesidad de repetir la OPE de acuerdo a “un nuevo modelo”, con cambios que afecten a la configuración de los tribunales.