La migraña es la sexta enfermedad de mayor prevalencia a nivel mundial. Se trata de una patología neurológica compleja que se manifiesta con ataques recurrentes de cefalea moderada o severa y está asociada a la discapacidad. Es mucho más que un dolor de cabeza y se estima que cerca de 5 millones de españoles sufren ataques de migraña de forma ocasional y casi un millón, crónica.

Un paciente con más de cuatro ataques de migraña al mes requiere un tratamiento preventivo. Si durante al menos tres meses ha sufrido dolor de cabeza de diversa intensidad en más de la mitad de los días, se puede decir que padece una migraña crónica. El impacto de la enfermedad no es solo personal, sino laboral, ya que el 90% de los pacientes reconocen no poder trabajar ni funcionar normalmente. Además del impacto personal, hay que destacar el económico; se estima que el coste de la migraña en España es de 27.000 millones de euros anuales.

Por eso, la aprobación en España de Aimovig (erenumab), el único anticuerpo monoclonal 100% humano, específicamente diseñado para prevenir la migraña al bloquear el receptor del péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP-R), fue acogida con entusiasmo por los especialistas y pacientes en el LXXI Congreso de la Sociedad Española de Neurología (SEN), celebrado del 19 al 23 de noviembre en Sevilla.

“Contamos por primera vez con un tratamiento preventivo especialmente diseñado para la migraña. A diferencia de las terapias orales existentes en la actualidad, que suelen mostrar baja adherencia al tratamiento -el 50% de los pacientes lo abandonan- y efectos adversos muy discapacitantes en algunas de las personas afectadas, erenumab ha demostrado ser eficaz en pacientes con fracaso a varios tratamientos preventivos, con pocos efectos adversos y en su mayoría de carácter leve”, explicó la doctora Sonia Santos Lasaosa, responsable de la Unidad de Cefaleas del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza en el seminario “Experiencia, evidencia y futuro en el tratamiento de la migraña”, organizado por Novartis, enmarcado en el Congreso de la SEN.

Con visible satisfacción, la especialista adelantó que los ensayos “in vivo” en pacientes con migraña reportan una eficacia mayor que la obtenida en los ensayos clínicos aleatorios. “Se calcula que uno de cada tres pacientes quedan libres de la enfermedad o consiguen mejoras importantes en su calidad de vida. Es una auténtica revolución”, subrayó.

“No es una vacuna contra la migraña”

A nivel mundial, más de 300.000 pacientes son tratados con erenumab, disponible en la actualidad en 31 países. España se encuentra junto a EE.UU., Australia, Reino Unido, Países Bajos e Italia entre los países que han desarrollado un registro. “Son pacientes que tenían peor evolución y que no formarían parte de los ensayos clínicos; pacientes desesperados por su situación y en los que hemos visto una mejora en su calidad de vida”, recalcó, al tiempo que hizo especial hincapié al señalar que el nuevo tratamiento no se trata de una vacuna contra la migraña, una enfermedad crónica, “pero es eficaz en pacientes a los que les ha fallado, por ejemplo, el botox”.

En este sentido, la doctora Patricia Pozo-Rosich, neuróloga del Hospital Universitario Vall d’Hebronb, reconoció que, en la actualidad, alrededor de 180.000 pacientes podrán beneficiarse de este fármaco, aunque en su opinión en el futuro las cifras serán mucho más elevadas. Y es que erenumab de Novartis desde principios de noviembre está financiado por el Sistema Nacional de Salud (SNS), con indicación restringida.

Esta alternativa terapéutica, de dispensación hospitalaria, está financiada para los pacientes con más de ocho episodios de migraña al mes  (migraña episódica de alta frecuencia y migraña crónica) y que hayan fracasado con otros tres tratamientos previos durante tres meses, siendo uno de estos tratamientos toxina botulínica en el caso de la migraña crónica. La aprobación en España es más restrictiva que la de la Unión Europea, ya que la Comisión recomienda este fármaco para pacientes con más de cuatro crisis al mes y que no hayan respondido a dos tratamientos. A pesar de ello, la neuróloga Pozo-Rosich mostró su satisfacción porque “España haya sido el primer país en haber aprobado el medicamento de forma tan amplia”, aunque también mostró su esperanza de que el SNS acabe aceptando los mismos requisitos marcados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Áreas específicas de cefaleas en los hospitales

Pozo-Rosich, durante el seminario de Novartis, recordó que “hoy en día los pacientes están muy discapacitados y es preciso una mayor implicación y esfuerzo de los sanitarios para mejorar la investigación en biomarcadores, ya que el mayor volumen de las consultas de Neurología responden a cefaleas y como se suelen sentir maltratados no vuelven; hay más de 14.000 consultas de cefaleas al mes”, explicó al tiempo que demandaba incrementar las áreas específicas de cefaleas de alto nivel en los hospitales españoles.

En este mismo sentido, el doctor José Miguel Laínez, jefe de Servicio de Neurología del Hospital Universitario de Valencia y, precisamente elegido presidente de la SEN en el Congreso de Sevilla, demandó ampliar el número de consultas de alto nivel en todo el país. “Hay que pasar de las cinco o seis actuales a unas 30. Esto supondría tanto un beneficio para los pacientes como un considerable ahorro económico para el sistema de salud”, sentenció.

La migraña, tal y como resumieron los especialistas, es una enfermedad infradiagnosticada e infravalorada, ya que “afecta a un 12% de nuestra población, un 18% de mujeres y 7% de hombres, sin embargo, solo un 30-40% de estos pacientes son atendidos por un médico de Atención Primaria o por un neurólogo porque no están diagnósticados”.