El estudio ‘Impacto emocional de la enfermedad crónica’ desvela que en torno al 70 por ciento de los pacientes crónicos experimentan síntomas depresivos debido a su enfermedad. Estos son algunos como cansancio y fatiga (el 88 por ciento lo experimenta a menudo o habitualmente);  tristeza (70 por ciento); problemas de sueño (71 por ciento) y apatía (67 por ciento). La depresión experimentada como tal, se presenta en un 48 por ciento de los casos.

Además de estos síntomas depresivos, se dan otros síntomas asociados al impacto emocional de la enfermedad crónica. Estos son los relacionados con el estrés (64 por ciento);  la ansiedad (60 por ciento);  así como con el miedo (44 por ciento) y la angustia (47 por ciento) que supone vivir con una enfermedad crónica.

El estudio ha sido elaborado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes. Para ello han contado con colaboración de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el apoyo de Fundación ONCE. De esta forma, han participado un total de 541 personas con enfermedad crónica, entre los meses de abril y junio de este año, 2021.

El impacto de los síntomas depresivos

El objetivo de este estudio es identificar y valorar el impacto que tiene la enfermedad crónica sobre el bienestar emocional de las personas que conviven con ella. Especialmente, teniendo en cuenta que lo más frecuente es que la salud emocional empeore, cuando los pacientes sufren agravamientos de la enfermedad, limitaciones funcionales, en momentos de crisis, o brotes.

A este respecto ha intervenido el sociólogo e investigador del Instituto Complutense de Sociología para el Estudio de las Transformaciones Sociales Contemporáneas (TRANSOC), Millán Arroyo. Según el mismo, las variables que más se asocian a la intensidad del impacto emocional son el estado de avance de la enfermedad, la disminución de las relaciones sociales, estar casado, vivir en hogares con tres o más miembros o tener hijos. Por otro lado, pertenecer a asociaciones de pacientes, por ejemplo, está asociado a un menor impacto negativo.

Ante esta situación, la presidenta de la POP, Carolina Escobar, veía necesario tomar medidas al respecto para paliar estos síntomas depresivos. Entre ellas iniciativas para reforzar y fortalecer las relaciones personales y redes de apoyo. También priorizar la atención y toma de medidas entre hombres y mujeres que se encuentren en una situación de riesgo más elevado de impacto emocional. Asimismo, fomentar la inserción laboral de las personas con una enfermedad crónica e impulsar campañas de prevención y concienciación que ayuden a prevenir y a eliminar el estigma de la salud mental relacionado con la enfermedad crónica.