José García. Madrid.- El Consejo Económico y Social (CES) ha detectado, y así lo destaca en la "Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral" de 2002, una dependencia interautonómica importante, tras un año de transferencias sanitarias, sobre todo entre las antiguas Comunidades que conformaban el Insalud, lo que subraya, en su opinión, la necesidad de reforzar tanto el sistema de información como las redes de coordinación y cooperación entre los distintos servicios de Salud.

Tal y como señala el documento, al que ha tenido acceso EL MEDICO INTERACTIVO, el principal instrumento para garantizar la equidad y la cohesión social en el SNS, ya plenamente descentralizado, es el proyecto de Ley de Cohesión y Calidad, que "contempla funciones de coordinación del Ministerio, la actuación del Consejo Interterritorial, la potenciación de la alta inspección y el seguimiento por la Administración del Estado de la afectación del gasto en asistencia sanitaria que efectúen las CC.AA".

Asimismo, la memoria destaca la creación en 2002 del Fondo de Cohesión Sanitaria, previsto por el nuevo modelo de financiación autonómica. Según el CES, este Fondo, cuya regulación responde fundamentalmente a la fijación de los criterios y procedimientos para la distribución del mismo, viene a cumplir un "papel limitado para garantizar la equidad en el acceso a los servicios sanitarios".

Al respecto, este informe revela, citando como fuente la Encuesta de Morbilidad Hospitalaria del INE, que las Comunidades que más pacientes desplazados reciben son aquéllas en las que existe un elevado volumen de población flotante o disponen de una importante red hospitalaria, como es el caso de Canarias, Madrid, Andalucía y Cataluña. Así, subraya el documento, en Canarias la atención a desplazados representa más de una quinta parte del total de estancias causadas. Navarra, con una gran presencia de iniciativa sanitaria privada, parece ser un "polo de atracción" hospitalaria. en Ceuta y Melilla, llama la atención el peso relativo de los desplazados en el conjunto de su actividad hospitalaria, algo que también ocurre, aunque en menor medida, en otras Comunidades como Aragón, Castilla-La Mancha y Cantabria.

En cuanto a la evolución de los recursos y la gestión del sistema, el CES insiste en que, pese a la ya plena descentralización del SNS, "sigue sin articularse un sistema de información que facilite el acceso a datos homogéneos sobre actividad y recursos de todo el sistema, lo que dificulta la visión de conjunto y obliga a aproximaciones parciales." El informe también alude a la desaparición del Insalud como fuente de información "que, al menos, compilaba y divulgaba homogéneamente los indicadores de las Comunidades Autónomas cuyos servicios sanitarios gestionaba".

Mismo presupuesto para A.P.

Respecto a la Atención Primaria, la memoria hace hincapié en que la reforma de este nivel asistencial, iniciada hace dieciocho años, "no ha implicado un aumento de su importancia a nivel presupuestario, considerando que la proporción del gasto sanitario público destinado a este nivel ha permanecido prácticamente invariable, en torno al 16 por ciento y ello pese al incremento o transformación de infraestructuras y recursos que ha supuesto".

El CES ofrece datos referidos a este primer nivel asistencial, como que el incremento medio anual de la frecuentación en Medicina de Familia entre 1995 y 2001 fue del 1,1 por ciento. las consultas, en general, crecen a un ritmo aproximado del 4 por ciento, muy por encima del crecimiento de la población protegida. y, en Pediatría, destaca el descenso experimentado, en el período de tiempo citado, en la frecuentación a este tipo de consultas en Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, La Rioja y Murcia, descenso que guardaría relación, en opinión del CES, con la notable disminución de la población protegida menor de 14 años por efecto del descenso de la natalidad.

La memoria, dejando a un lado los factores de carácter sociodemográfico, también incide en un factor que puede estar interviniendo en el aumento de la actividad en Atención Primaria y que es la propia organización del funcionamiento de los centros, "una variable en la que sí es posible influir mediante las oportunas iniciativas".

Incremento de la demanda en A.E.

En cuanto a la Atención Especializada, el informe del CES alude a que este nivel asistencial absorbe aproximadamente un 54 por ciento del gasto sanitario público, "un porcentaje bastante elevado comparado con la mayoría de países de la UE". El indicador del volumen de camas instaladas por 1.000 habitantes, desde 1991 a 2001, se ha mantenido en 2,58, lo que, según la Memoria, "contrasta con el incremento de la actividad registrada en el área de hospitalización". Y así lo demuestran indicadores como el de ingresos totales por 1.000 habitantes, que se han incrementado en un 23 por ciento. las consultas totales por 1.000 habitantes, que lo han hecho en un 16 por ciento. y las intervenciones quirúrgicas totales, que han aumentado un 43,2 por ciento.

Junto a este incremento de la demanda de servicios en A.E., la estancia media en los hospitales del Insalud ha mantenido una evolución decreciente y constante, habiéndose reducido casi en dos días hasta situarse en 2001 en 7,68 días. Estos indicadores, según el CES, expresarían una "mejora en la eficiencia del sistema hospitalario, coherente con las tendencias internacionales, que refleja el incremento de las intervenciones ambulatorias, la incorporación de nuevas tecnologías y técnicas menos invasivas en los procesos quirúrgicos y de iniciativas como el hospital de día o la atención a domicilio que disminuyen la necesidad de ingreso hospitalario".

Respecto a las urgencias, el CES llega a la conclusión de que su evolución en el sistema sanitario público está relacionada con la persistencia de demoras para acceder a determinados servicios de atención especializada y hospitalaria. Y, en cuanto a las listas de espera, que califica como "punto débil del sistema sanitario público", señala que durante 2002 no se han producido "avances reseñables" en este ámbito.

Prevención y promoción de hábitos saludables en Salud Pública

En Salud Pública, la Memoria evidencia la importancia de profundizar en el enfoque preventivo y de promoción de hábitos saludables de vida, junto con la coordinación y cooperación entre las administraciones responsables de garantizar el control de factores ambientales o la exposición a agentes externos que incidan en la salud. Así, recuerda que España registra una de las tasas de incidencia de sida y tuberculosis más altas de la UE.

En cuanto a la Atención Sociosanitaria, el CES la considera "uno de los desafíos más importantes, no sólo de los sistemas sanitarios públicos, sino de los sistemas de protección social de todos los países desarrollados". Apunta que "no se ha conseguido alcanzar pleno consenso" respecto al documento base sobre atención sociosanitaria en el marco del CISNS, mientras que la Ley de Cohesión y Calidad "la contempla como una prestación del sistema".

Respecto a la Investigación y al Desarrollo, la previsión para el período 2002-2005 del Fondo de Investigación Sanitaria es de unos 540 millones de euros y se ha priorizado la investigación en enfermedades raras y poco frecuentes, en Atención Primaria y Enfermería y se ha incluido la prevención de riesgos laborales como objeto de investigación susceptible de acceder a las ayudas. Asimismo, subraya el CES que se ha pretendido instaurar un sistema de redes de cooperación en investigación biomédica entre organismos públicos, centros universitarios de investigación, los centros del SNS así como las empresas privadas del sector y desarrollar una estrategia que potencia el acercamiento entre la investigación básica y la clínica, situando al hospital como centro de la investigación.

Desviación del gasto farmacéutico

Finalmente, y en cuanto a la política de uso racional del medicamento, la Memoria refleja que España destina a la atención farmacéutica algo más de la quinta parte del total del gasto sanitario público, lo que representa "una proporción muy superior a la de los demás países de la UE". Respecto al Pacto de Estabilidad y Contención del Gasto Farmacéutico que el Ministerio firmó con Farmaindustria, el documento evidencia que el gasto farmacéutico público habría sufrido una desviación de 3,9 décimas por encima del límite establecido en el marco de dicho acuerdo. Así, indica que el número de recetas se ha incrementado el 6,4 por ciento, mientras que el gasto medio por receta lo ha hecho en el 3,3 por ciento.

Del mercado de genéricos, deja claro que desde 1998 ha ido aumentando hasta suponer en junio de 2002 el 4,98 por ciento del total de la facturación y el 6,55 por ciento del total de envases vendidos a través de recetas del SNS. No obstante, según apunta la Memoria, "España mantiene todavía una distancia considerable con países en los que estas especialidades llevan largo tiempo implantadas en el mercado y en los hábitos de consumo y prescripción como Francia (21 por ciento), Alemania (40 por ciento) y Dinamarca o Reino Unido (50 por ciento en ambos casos). Asimismo, el CES considera paradójico que algunas especialidades farmacéuticas, que han rebajado sus precios para poder entrar en el ámbito de la financiación pública, son más económicas que algunos genéricos.

Finalmente, el informe alude al plan integral de política farmacéutica, presentado en noviembre de 2002 en el CISNS, que comprende la puesta en marcha del plan pilote de dispensación de antibióticos en dosis personalizadas y un sistema de receta electrónica, así como medidas relativas a la regulación de la visita médica y a la regulación y promoción de los medicamentos.