El Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM-CV) asegura que hay «falta de cobertura de médicos» en «gran parte del territorio durante los meses de verano».

Desde esta entidad recalcan que «vienen denunciando la inacción de la Conselleria de Sanidad en este asunto, y su actitud conformista al dejar tanto a la población residente en la Comunitat Valenciana, como aquella que se desplaza para pasar sus vacaciones, sin adoptar las medidas necesarias para subsanar los problemas de cobertura del personal médico de las unidades SAMU de las tres provincias».

La consecuencia inmediata, mantiene CESM, es que, en los meses de verano, «momento en el que la población de la Comunitat Valenciana se multiplica por la llegada de veraneantes nacionales e internacionales, las diferentes unidades SAMU se encuentran desprovistas de personal médico gran parte de los días«.

En este sentido, aseguran que, «solo en la provincia de Alicante, quedan por cubrir con médico cerca de 40 guardias en diferentes bases, y en torno a 50 guardias en el mes de septiembre». «En julio –prosiguen– la situación ha sido similar y ha provocado que en un mismo día no hubiera médico en dos unidades SAMU cuya área de influencia es el centro de la ciudad de Alicante».

CESM subraya «la importancia que tiene para la población, de cara a la asistencia sanitaria prestada, contar sin un médico en los Servicios de Emergencias y unidades SAMU». El manejo precoz de determinados procesos tiempo-dependientes (accidentes de tráfico, infartos, semiahogamientos, etc.) por parte de personal médico cualificado, «es de vital importancia para el pronóstico de estos pacientes», resaltan.

Por ello, «la ausencia de la figura del médico en unidades SAMU acarrea consecuencias dramáticas para la población además de trasladar la responsabilidad jurídica a personal sin la cualificación necesaria para el ejercicio de estas funciones».

«Precarizarización»

Para este sindicato, la situación actual «no es casual y es consecuencia de las diferentes decisiones que ha adoptado la Conselleria, como la amortización de plazas de médicos jubilados y eliminación del 6º equipo de médicos, cuya función era, entre otras, facilitar la cobertura durante el periodo vacacional; o la precarizarización de la formación proporcionada por la Escuela Valenciana de Estudios de la Salud (EVES) para la obtención del Diploma de Transporte Sanitario Medicalizado (obligatorio para el ejercicio de todo médico SAMU), de forma que de las 150 horas iniciales, se ha pasado a las actuales 44 horas».

Añaden que las «soluciones» adoptadas hasta el momento por parte de la administración han sido «desplazar el personal médico de unas bases a otras, y en consecuencia dejar sin cobertura médica otras zonas, ofertar horas extraordinarias a los facultativos disfrazadas de productividad para la cobertura de vacaciones, permisos o sustituciones de personal en situación de incapacidad temporal, a un importe por debajo de la remuneración ordinaria de estos facultativos y sin reconocimiento como horas extraordinarias o legislar para mantener unidades SAMU sin médico, dotadas únicamente con Técnico de transporte sanitario y Enfermera».

«Toda la gestión de la Conselleria, unida a la pretensión de unificar el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU), parece que tiene por objetivo la descomposición del Servicio de Emergencias Sanitarias mediante la eliminación de la figura del médico en el mismo, con el único pretexto del ahorro de costes a corto plazo ya que a medio y largo con toda seguridad se incrementarán en coste y sobre todo en vidas», critica CESM.

En esta línea, el sindicato califica de «negligente la gestión de la Conselleria en este tema» e insta a la celebración de una Mesa Técnica «de urgencia para plantear nuevas medidas que traten de paliar esta situación».