"La situación de la profesión médica es totalmente crítica y la OPE de estabilización que tendrá lugar a finales de año en algunas comunidades autónomas no solucionará la temporalidad que arrastra nuestro sistema de salud desde hace años”, advierte contundente el doctor Tomás Toranzo, presidente de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM).

Una advertencia similar a la que ha llevado a cabo el sindicato de Enfermería Satse, que celebrarán sus pruebas el próximo día 12 en distintas CC.AA. y que recalca la falta de compromiso e interés de las administraciones autonómicas. Por dar una solución a los miles de profesionales que encadenan contratos temporales se traduce en que, una vez realizadas las pruebas el próximo domingo, se seguirá estando lejos de alcanzar un 8 por ciento de temporalidad.

Con algunas diferencias, el problema con el que se encuentren los médicos pueden ser similares a los que denuncian desde la central de Enfermería, “porque la OPE nacional se va resolviendo de manera muy lenta; y se solventa solo la temporalidad que existía a 31 de diciembre de 2017, que es la OPE de estabilización, las plazas que llevaban más de tres años. Como se están arreglando al cabo de tres años, hasta que se ha solucionado simultáneamente se ha creado nueva inestabilidad. Además a esto se añade otro problema: la escasez de profesionales; nos encontramos con muchas plazas vacantes que no se pueden cubrir porque no tenemos sanitarios para ellas”, explica con vehemencia el doctor Toranzo.

Problemas en todas las especialidades

Desde CESM hacen especial hincapié a la hora de señalar que en el SNS  hay  un número importante de  plazas sin cubrir a lo que hay que unir una alta tasa de temporalidad y una lentitud exasperante por resolver la  macro OPE de estabilización a nivel nacional. “Cada Servicio de Salud autonómico tiene que resolver sus OPEs y ahí seguimos teniendo muchos problemas de coordinación para que puedan hacerlas de manera más efectivas. ¿Han mantenido reuniones con el Ministerio? Con el Gobierno central antes de las elecciones solo mantuvimos encuentros con el Grupo de Primaria; la verdad es que las conclusiones fueron insuficientes, nos dieron alternativas para salir al paso de la situación y, de momento, estamos pendientes ante la formación de los nuevos ejecutivos”, explica el presidente de CESM.

En este sentido reconoce que inicialmente el procedimiento que comenzó con la OPE de estabilización ayudaba a solucionar la temporalidad, “pero ha ido de manera tan lenta y que con tres años de plazo para resolverla seguimos con mayores problemas que en 2017. Porque a la alta tasa de temporalidad y a la lentitud de resolver la OPE se van añadiendo nuevos contratos temporales por la falta de sistemática de procesos selectivos. A eso se une la carencias de profesionales”. Y es que desde CESM alertan que si en otras profesiones tienen graves problemas, “la  situación de la profesión médica es totalmente crítica, no solo en Primaria, sino en el resto de especialidades que tienen los mismos problemas. Tampoco se está teniendo en cuenta que la temporalidad subirá por el número importante de jubilaciones que pondrá en una auténtica crisis al sistema de salud como no se adopten de manera urgente medidas efectivas”, recalcan.

A la espera de los nuevos gobiernos

El doctor Toranzo sostiene que como el Gobierno central entrante no cambie la tónica que mantiene con la Sanidad, “las expectativas son muy malas”. Los médicos llevaron a cabo en marzo distintas manifestaciones que contaron con una masiva afluencia de profesionales, “cansados por la situación en la que se encuentran en sus distintas áreas”. Actualmente, los conflictos se mantienen de manera continuada en numerosos centros de salud de las CC.AA., el conflicto de la AP es el más paradigmático, “pero no hay que olvidar que otras especialidades médicas nos encontramos en situaciones similares”, reconoce el representante de CESM.

A pesar de todo, la Confederación mantiene su esperanza a que tras conformarse los nuevos gobiernos autonómicos y el nacional se pongan manos a la obra para solucionar los problemas del SNS, “porque si no terminaremos no solo con una conflictividad importante en el SNS, sino también con graves problemas en el sistema asistencial”, subraya Toranzo, al tiempo que apunta que en la Administración parecen sumarse al dicho de que “contra el vicio de pedir está la virtud de no dar”, se lamenta, "porque se está hablando de salud", remacha.