El Sindicato Médico CESM ha emitido un comunicado en el que critica duramente la gestión del primer nivel asistencial del Servicio Murciano de la Salud. Tanto es así, que aseguran que “el equipo directivo de Sanidad ha abandonado el primer nivel asistencial, ha asfixiado a sus profesionales y la ha llevado a una situación de deterioro que ya apunta a ser irreversible”.

En concreto, la situación que más atención precisa es la no contratación de los residentes de Medicina de Familia al acabar su formación, pese a que actualmente existe un déficit de 150 médicos de familia y 100 pediatras para poder dar una respuesta óptima a la demanda asistencial de la Región.

De esta forma, desde CESM critican que “a pesar de las numerosas movilizaciones de los profesionales en casi todas las comunidades autónomas, incluso huelgas convocadas en otras provincias y a pesar de una situación que ha forzado al Gobierno central a convocar un Consejo Interterritorial específico de la Atención Primaria, el equipo directivo del Servicio Murciano de Salud se permite el lujo de ver cómo los residentes de Medicina de Familia que acaban su formación en la Región, se marchan a otras comunidades autónomas en las que se les ofrece mejores y mayores contratos y ofertas de trabajo”.

Presión asistencial

Ante esta situación, y debido a la falta de médicos, los profesionales en activos se ven afectados por una importante presión asistencial. Ejemplo de ello, es que ante la falta de personal para cubrir las ausencias programadas, son los propios profesionales los que han ajustar las vacaciones entre los propios compañeros, lo cual puede ocasionar desavenencias dentro del equipo.

Así, si bien el déficit de médicos es un problema de alcance nacional, CESM sostiene que Servicio Murciano de Salud no hace nada por solventar el problema en la Región de Murcia, por lo que el resto de comunidades atrae a sus  especialistas. De esta forma reclama que acabe con su política de “no contratación”, como fórmula de ahorro y se deje de aprovechar del sacrificio de los médicos de Atención Primaria para paliar la situación.